Persiste amenaza de huelga en VW

Los trabajadores de Volkswagen de México rechazaron la propuesta de alza salarial de la empresa siguieron las negociaciones el viernes por la noche.
PUEBLA, México (CNN) -

Los trabajadores sindicalizados de la automotriz alemana Volkswagen AG (VW) en México rechazaron una propuesta de la empresa de un alza salarial menor a la que reclaman y continuaron negociando en la noche del viernes para evitar una huelga.

Los cerca de 11,000 empleados afiliados al sindicato de Volkswagen, que exigían inicialmente un aumento del 8.3% directo a sus salarios, votaron por no aceptar un aumento menor al 5.5%.

El último ofrecimiento de la empresa fue de un 4.06%, desde un inicial 2.5%.

"Tienen (la empresa) que cubrir esta propuesta. Si no la cubren, mañana (sábado) se estará iniciando la huelga a las 11 de la mañana (1600 GMT)", dijo a periodistas el dirigente sindical José Luis Rodríguez.

La firma alemana tiene en el central estado de Puebla su única planta en América del Norte, que exporta la mayoría de sus vehículos a Estados Unidos y Europa.

La fábrica, ubicada en las afueras de la ciudad de Puebla, 120 kilómetros al este de la Ciudad de México, produce en exclusiva el modelo New Beetle y recientemente comenzó a fabricar el Bora y el Variant para la exportación.

La empresa y el sindicato negocian desde hace varios días con la mediación de las autoridades laborales.

Volkswagen ha dicho que los incrementos salariales que se han dado este año en la industria automotriz de México fluctúan entre el 3.6 y el 4.6%.

Desde el 2000 al 2006, los trabajadores de Volkswagen en México hicieron cuatro huelgas y la más larga se prolongó por 20 días, en el 2001.

El año pasado, el sindicato paralizó por seis días la planta, hasta que la empresa les ofreció un incremento del 4% directo a los salarios y de un 1.5%, en otros beneficios.

Volkswagen es el cuarto mayor fabricante de autos en México y el año pasado produjo 347,020 unidades.

El objetivo de este año es alcanzar los 400,000 vehículos, pese a la desaceleración por la que atraviesa el sector automotor mexicano, derivada de una menor demanda desde Estados Unidos y una baja en las ventas internas.

El mejor año de producción en las cuatro décadas de operaciones de la planta de Puebla fue en el 2000, con 425,000 unidades, pese a que ese año hubo una huelga que duró 15 días.

Ahora ve
No te pierdas