GM, Ford y Chrysler, sin ganancias en EU

Las 3 automotrices siguen sin generar beneficios en el país que los convirtió en potencias; los directivos de GM y Ford confían en que esto cambiará si reducen costos y aumentan producció
Ford generó ganancias en el último trimestre de 2007 por pri
DETROIT (AP) -

Eliminaron miles de puestos de trabajo, cerraron plantas y redujeron su producción de camiones y vehículos de todo terreno. Pero las tres principales empresas automotrices de Estados Unidos siguen sin generar ganancias en el país que las convirtió en potencias industriales.

Los directivos de General Motors, Ford y Chrysler, lo mismo que numerosos analistas, confían en que ello cambiará pronto, pero mucho dependerá de la velocidad con que puedan reducir costos y aumentar la productividad fabricando autos en otros países.

Ford generó ganancias en el último trimestre por primera vez en dos años, en tanto que GM obtuvo ganancias a nivel mundial por tercer trimestre consecutivo. En ambos casos, el dinero provino de las ventas en el exterior, algo impensable en el pasado.

Esa presencia mundial es lo que ayudará a las empresas automotrices a obtener ganancias en Estados Unidos, ya que les permitirá ahorrarse miles de millones de dólares (mdd) en el diseño, la fabricación y la venta de los mismos autos.

''Vamos a ser una compañía internacional'', declaró el director ejecutivo y presidente de Ford Alan Mulally en una reciente conferencia. ''Hasta ahora éramos una firma mayormente regional, con distintas versiones de Ford. Ahora vamos a aprovechar los recursos de Ford a nivel mundial''.

Ello implica fabricar más modelos con el mismo chasis, utilizando los mismos componentes en mayor cantidad de modelos, para reducir las complejidades de la producción. También conlleva el ahorro de miles de millones con la venta de los mismos vehículos en todo el mundo, con ligeras modificaciones, en lugar de diseñar modelos especiales para cada región.

Hay coincidencia generalizada en que GM es la más adelantada en este proceso de globalización. Pero las tres empresas están retrasadas en relación con sus principales competidores japoneses, Toyota, Honda y Nissan.

GM, Ford y Chrysler perdieron 15,000 mdd en forma combinada el año pasado, en buena medida porque el aumento de los precios de la gasolina hizo que los consumidores les diesen la espalda a los camiones.

''Fue necesario que se produjese una crisis para que hicieran frente a sus problemas estructurales'', comentó David Cole, presidente del Centro de Investigación Automotriz. ''Sin una crisis, no habrían tenido posibilidades'' de salir adelante.

Esos problemas estructurales incluyen altos costos laborales y fábricas con una capacidad de producción muy superior a las posibilidades del mercado. En julio, la participación de las tres empresas en el mercado estadounidense descendió por primera vez por debajo del 50%.

Ante la merma en las ventas, hubo miles de despidos y se cerraron algunas plantas. Pero esos ahorros no alcanzan por ahora y ni siquiera GM tiene esperanzas de generar ganancias en Estados Unidos.

Ford dijo que no espera tener ganancias este año y Mulally considera que recién las habrá en el 2009.

El vicepresidente de GM Bob Lutz pronosticó que la empresa obtendrá ganancias en Estados Unidos, pero no dijo cuándo. Destacó cómo la firma redujo sus pérdidas, que fueron de 39 mdd en el último trimestre, en comparación con un déficit de 3,950 mdd en el segundo trimestre del 2006.

Lutz afirmó que a medida que crece la presencia de GM en el resto del mundo, no resulta tan importante el marcado estadounidense a la hora de computar las ganancias.

''General Motors no es una empresa estadounidense con unas pocas sucursales en el exterior sin importancia'', expresó. ''General Motors es hoy una empresa global que crece rápidamente, que tiene probablemente la compañía automotriz que crece a ritmo más acelerado fuera de los Estados Unidos y que mantiene una importante presencia en Estados Unidos. Sí, queremos obtener ganancias en Estados Unidos, pero esta compañía tiene un tremendo futuro en el ámbito internacional''.

Sin embargo Michael Robinet, vicepresidente de CSM Worldwide, una firma especializada en análisis del mercado automotriz con sede en Northville, dijo que GM todavía no aprovecha al máximo la reducción de costos derivada de su globalización.

Ford necesita actuar pronto para cumplir el objetivo demarcado por Mulally de convertirse en una empresa más internacional, indicó Robinet, mientras que Chrysler deberá asociarse con firmas extranjeras porque tiene muy poca presencia en el exterior y no podrá reducir costos como lo hicieron Ford y GM.

''Chrysler es una empresa casi exclusivamente estadounidense que compite con compañías integradas globalmente'', dijo Cole.

Los directivos de Chrysler saben que tienen que expandirse pronto.

El mes pasado Chrysler selló un acuerdo con la empresa china Chery Automobile para producir vehículos pequeños a ser exportados a Estados Unidos y otros mercados.

Frank Klegon, vicepresidente de Chrysler a cargo del desarrollo de productos, admitió que la empresa está detrás de sus competidores nacionales en lo que a globalización se refiere.

''Confiamos en las alianzas que estamos haciendo y en los productos que estamos desarrollando'', manifestó.

Agregó que la firma espera tener ganancias el año que viene.

A pesar de los progresos, Jeff Schuster, director ejecutivo de J.D. Power and Associates, opina que todavía hay mucho por hacer.

''No descarto que puedan hacerlo. Es difícil. Si logran algunos éxitos, pueden seguir creciendo. Es demasiado pronto para ver los resultados'' de las nuevas políticas de expansión, señaló.

Schuster es de los que piensan que será crucial conseguir más concesiones del sindicato de trabajadores automotrices. El actual convenio colectivo de trabajo expira el 14 de septiembre.

Pero la reducción de costos y las concesiones de los trabajadores no bastarán para devolverles la redituabilidad, según un estudio.

También deben convencer al consumidor de que producen autos de calidad y confiabilidad comparable a la de los japoneses, según Laurie Harbour-Felax, directora de la firma de analistas Stout Risius Ross.

''¿Por qué la gente compra Toyota? Porque son autos de gran calidad, con características atractivas'', expresó. ''Tienen todas las cosas que eliminamos a último momento porque no tenemos dinero''.

Ahora ve
No te pierdas