Nueva Orleáns: mal negocio tras Katrina

Los apoyos se han concentrado en el turismo, pero las empresas no apuestan por la ciudad devast los seguros de inmuebles se encarecieron, mientras grandes corporaciones están en franca retira
NUEVA ORLÉANS (AP) -

Cruceros por el río Misisipí, desayuno en Brennan's, cena en Commander's Palace: la mayoría de las tradiciones turísticas predilectas de Nueva Orleans han hecho su reaparición dos años después del huracán Katrina, y las autoridades de turismo dicen que los negocios mejoran.

Pero si atraer nuevamente a los turistas se está tornando más fácil, conseguir nuevos negocios y profesionales que vengan y se queden es otra cuestión. Y los profesionales que están dispuestos a quedarse sólo se interesan en los suburbios, dijo Kenny Frey, reclutador de Universal Personnel, que suministra ingenieros y personal técnico a los negocios de Nueva Orleans.

''Sólo los más aventureros se avienen a considerar siquiera la ciudad'', agregó.

La economista local Janet Speyrer coincide con su apreciación.

''Piense en lo que hace que vivir en Nueva Orleans sea mejor que en cualquier otro sitio: un festival en cada esquina, un clima templado, la diversidad de una ciudad con tanta gente diferente, la variedad de vivienda. Todo eso sigue siendo atractivo'', comentó Speyrer, decana adjunta de investigación en el Colegio de Administración de Empresas en la Universidad de Nueva Orleans. ''Pero ahora es difícil vivir aquí. Y si nada mejora, si los emprendimientos comerciales creativos no trabajan juntos, entonces resultará difícil recuperar los mejores empleos''.

Los esfuerzos por mejorar la imagen de la ciudad después de la devastación de Katrina siguen su marcha. La Oficina Metropolitana de Convenciones y Visitantes de Nueva Orleans invierte 8.5 millones de dólares (mdd) para promover la ciudad en toda la nación, dijo la portavoz Mary Beth Romig. El esfuerzo se dirige a los turistas, agregó, ''pero beneficiará a todos tener la imagen de una ciudad abierta y lista para negocios y visitantes''.

Greater New Orleans Inc., una sociedad de dirigentes públicos y privados destinada a impulsar el resurgimiento económico de la zona, ha contratado a un consultor de medios, y la campaña de promoción de la ciudad es parte de un esfuerzo para llenar miles de empleos, dijo Mark Drennen, que dirige la organización.

''Todo lo que hacemos es tratar de mejorar el ambiente comercial y destacar los valores positivos de la región'', agregó Drennen. ''Es lo mismo que hacíamos antes del huracán''.

Pero Nueva Orleans sigue siendo difícil de ''vender'' para personas como el reclutador Frey, mientras continúan las tendencias declinantes manifestadas ya antes de Katrina. En la industria petrolera, por ejemplo, Murphy Oil Corp. cerró en noviembre su oficina de producción y trasladó 100 empleados a Houston. Chevron Corp. está construyendo una nueva oficina en St. Tammany Parish, al norte del lago Pontchartrian, y trasladará sus 500 trabajadores de exploración y producción de Nueva Orleans antes de fin de año.

Si bien el famoso Barrio Francés y algunos vecindarios que no se inundaron siguen rozagantes, muchos otros siguen esperando que los alcancen los beneficios de una recuperación tortuosamente lenta y aletargada por la burocracia. Mientras tanto los titulares resaltan episodios de delitos violentos.

La corrupción es otro agravante. Un concejal municipal acaba de declararse culpable de sobornos, un legislador ha sido instruido de cargos y un senador acaba de involucrarse en un escándalo sexual.

Pero Frey considera todo eso secundario.

''La verdadera cuestión es una vivienda y un estilo de vida accesibles'', afirmó.

La falta de alquileres accesibles ha impedido a mucha gente de bajos ingresos regresar a la ciudad, lo que ha dejado a restaurantes, comercios minoristas y otros escasos de empleados.

Para quienes tienen suficiente dinero como para considerar la compra de una casa, el costo del seguro ha pasado a ser un factor importante, dijo Arthur Sterbcow, presidente de la inmobiliaria Latter & Blum Real Estate.

''Solíamos presupuestar un 1% para la prima del seguro, que era de 2,000 dólares para una casa de 200,000'', precisó. ''Ahora es del dos y del tres por ciento, y por eso ha ejercido un efecto funesto sobre los compradores''.

Y para quienes tienen suficientes fondos como para comprar y asegurar una casa, hay otras consideraciones que tener en cuenta.

''La calidad del estilo de vida es de gran importancia para las personas de altos ingresos'', observó Speyrer. ''Quieren buena atención médica, educación de calidad para sus hijos, buenos sitios para hacer sus compras, oportunidades culturales. Es todo parte del paquete que están buscando''.

''Aunque tengas a alguien que quiera comprar una casa destartalada y remodelarla, cuando le agregas el seguro _que es enorme_ ya deja de ser una ganga'', dijo Frey. ''Luego están las preguntas sobre escuelas, servicio médico, todo tipo de factores sobre la calidad de vida''.

Cinco hospitales y sistemas hospitalarios grandes han reabierto desde Katrina, aunque sus administradores que se reunieron para una reciente audiencia del Congreso han dicho que enfrentan costos mucho mayores y que podrían necesitar ayuda federal para mantener el actual nivel de operaciones.

Un sistema de escuelas públicas que estaba en estado deficiente antes de Katrina es reacondicionado y el estado ha asumido la administración de la mayoría de las escuelas que manejaba la junta escolar local. Muchas otras escuelas son entregadas a organizaciones patrocinadoras. Ha habido mejoras, pero al sistema todavía le falta mucho y, para numerosos padres, las costosas escuelas privadas siguen siendo el único medio para asegurarse de que sus hijos reciban una educación sólida.

''Si una corporación quiere traer a un empleado aquí y pagar las extras _seguro y matrícula en una escuela privada_ va a agregar un costo de 20,000 a 40,000 dólares por persona en comparación con Houston o Atlanta'', dijo Frey. ''Ese es un motivo por el que estamos perdiendo compañías frente a otras ciudades''.

Ahora ve
No te pierdas