Cemex sin problemas por amenaza chavista

Las acciones que tomaría Venezuela en contra de la empresa mexicana tendrían un impacto mínimo; pues el porcentaje de sus ventas en la nación sudamericana son poco representativas, según expe
MONTERREY (CNN) -

La amenaza del Gobierno venezolano de tomar "acciones correctivas" en contra de la filial de la cementera mexicana Cemex en ese país no le causarán problemas a la casa matriz, ya que sus ventas allí son pequeñas, según analistas y operadores del mercado.

El presidente Hugo Chávez ordenó a funcionarios que investiguen denuncias sobre una de las plantas de Cemex Venezuela está causando problemas de salud a sus vecinos por contaminación.

Este mes, el gobierno confiscó los activos de una cementera colombiana, luego de que en abril amenazó con nacionalizar al sector, acusando a las cementeras de no abastecer suficientemente al mercado local en medio de su proyecto de incrementar el papel del Estado en la economía.

"No se están preocupando los inversionistas. Con el crecimiento de Cemex vía adquicisiones, Venezuela pesa cada vez menos. Estamos hablando de que 4 por ciento de la ventas de Cemex vienen de Venezuela", dijo Gonzalo Fernández, analista de Santander.

Cemex, cuyas oficinas corporativas están en la ciudad de Monterrey, opera en más de 50 países.

"Estamos a la espera de la notificación oficial para la visita de la comisión nombrada por el presidente de Venezuela. Estamos en completa disposición para colaborar con las autoridades competentes", dijo Jorge Pérez, portavoz de la empresa en Monterrey.

"En los cinco años pasados hemos invertido 25,000 millones de bolívares (12.5 millones de dólares) en manutención de tecnología ambiental", agregó.

Las acciones de Cemex en la Bolsa Mexicana de Valores caían 1.42 por ciento a 34.61 pesos, mientras que sus títulos en Wall Street retrocedían 1.76 por ciento, a 31.35 dólares.

Pero un operador dijo que la baja "realmente no tiene que ver con lo de Venezuela".

Estados Unidos es el principal mercado de Cemex, quien adquirió en julio a la cementera australiana Rinker por 15,300 millones de dólares, incrementando su participación en el mercado estadounidense de materiales para la construcción.

Esa operación ocurre justo cuando Estados Unidos atraviesa por una crisis en el sector hipotecario, que ha golpeado la construcción de vivienda en esa nación y el precio de las acciones de Cemex.

Venezuela sigue siendo un mercado rentable para Cemex, y la empresa ha sabido sortear cuidadosamente las políticas de la "revolución socialista" de Chávez, orientando sus ventas hacia el mercado interno, recortando exportaciones e incrementando sus programas sociales hacia familias de bajos recursos.

Ahora ve
No te pierdas