Pemex y Petrobras acuerdan intercambio

Las petroleras trabajarán juntas en técnicas de explotación y desarrollo de reservas carbonatad Petrobras quiere más alianzas con Pemex, pero lamenta que el marco legal mexicano lo impida.
Petrobras se ha convertido en un modelo de inversión privada
Ricardo J. Galarza
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El convenio energético firmado entre la petrolera brasileña Petrobras y la mexicana Pemex comprende un intercambio tecnológico en la producción de crudos ultrapesados con alta viscosidad, así como en el desarrollo de las reservas carbonatadas.

De esa manera, lo expresó este martes el presidente de Petrobras, José Sergio Gabrielli, durante una rueda de prensa en esta capital. Gabrielli, quien integró la comitiva del mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, durante su visita a México, precisó que el acuerdo entre ambas paraestatales implica un intercambio de técnicas en la explotación de recursos energéticos, un intercambio de profesionales del ramo y un intercambio de información.

“Esperamos seguir ampliando este tipo de convenios entre Pemex y Petrobras. Consideramos que la expansión de la producción a nivel global, la necesidad de reposición de reservas y de mantenimiento de los niveles de producción son retos para todas las empresas de petróleo del mundo”, declaró el titular de Petrobras.

Sin embargo, reconoció que el rígido marco legal mexicano en materia energética no deja mucho espacio para acuerdos de mayor alcance entre ambas petroleras. “Nosotros tenemos hoy una actividad limitada en México, ajustada a la legislación mexicana. Tenemos que respetar las condiciones y el marco legal de cada país; no es mucho lo que podemos hacer”, agregó.

Reconoció, asimismo, que existe la posibilidad de formar una asociación entre Pemex y su homóloga brasileña para producir crudo fuera de México, pero aclaró que no se había firmado nada en concreto sobre el particular, ni se habían acordado nuevos proyectos de inversión.

Petrobras emprendió en 1998 un agresivo proceso de apertura al capital privado, que la ha convertido en modelo de inversión privada en la industria energética a nivel global y que le ha representado un incremento de más de 25 por ciento en su producción petrolera. La que hoy asciende a los 2.3 millones de barriles diarios, con apenas 39% de participación Estatal.

Ante la insistencia de los periodistas sobre qué enseñanzas debería sacar del proceso aperturista brasileño Pemex (perteneciente en 100 por ciento al Estado mexicano, estancada en su producción y sometida a enormes presiones fiscales), Gabrielli sacó a relucir la consabida diplomacia brasileña y respondió con un lacónico: “Nada”

Luego se extendió en consideraciones: “Enseñar no podemos enseñar nada. Pemex es una gran empresa, una petrolera muy importante, con su historia, su tradición, su cultura  y sus valores, que nosotros siempre respetamos”. Y aclaró que si bien el Estado brasileño posee una participación accionaria menor a 40 por ciento en Petrobras, tiene el control completo sobre la compañía.

“Cada país tiene sus propios procesos y sus propias experiencias que son únicas e intransferibles”, señaló el funcionario brasileño.

La Arabia Saudita de los biocombustibles

El presidente Lula declaró recientemente que pretendía hacer de Brasil “la Arabia Saudita de los biocombustibles”. En el caso del Etanol, ciertamente no anda lejos de eso; Brasil es la gran potencia con su producción a base de caña de azúcar. Pero ahora se propone hacer lo propio con el Biodiesel. Gabrielli dijo que, en la actualidad, Petrobras compra 100 por ciento de la producción brasileña de Biodiesel a través de subastas realizadas por la Agencia Nacional de Petróleo (ANP) y que está construyendo tres plantas para empezar a producir el biocombustible a partir del año entrante.

Por otro lado, el titular de Petrobras negó que el gobierno brasileño estuviera (como ha trascendido) en tratativas con Nigeria para suplir la posible escasez de suministro de gas por parte de Bolivia. “¿Quién dijo que iba a haber escasez de suministro de Bolivia?”, preguntó Gabrielli en forma retórica. “Nosotros tenemos un contrato con Bolivia de 30 millones de metros cúbicos (de gas) al día, hasta 2019. El acuerdo que estamos buscando con Nigeria no es para sustituir eso, sino para complementar”, precisó.

Asimismo, Gabrielli aseguró que el plan de nacionalización del presidente venezolano, Hubo Chávez, no va a afectar la relación entre Petrobras y su par venezolana PDVSA. En ese sentido, destacó que la construcción de la refinería de ambas paraestatales en Pernambuco (noreste de Brasil) sigue su curso tal como estaba planeado originalmente. “Será una refinería de unos 200 mil barriles de producción diaria --la mitad, crudos brasileños, la otra mitad, crudos venezolanos--; empezaremos los movimientos de tierra en agosto o septiembre… No hay problema; los proyectos siguen en marcha”, remató.

Ahora ve
No te pierdas