Nokia negocia con sindicato alemán

El anuncio de que cerrarían la planta de Bochum y el recorte de 2,300 puestos causó polémica; líderes sindicales y políticos han planeado boicotear los productos de la marca.

Olli-Pekka Kallasvuo, presidente ejecutivo de Nokia, se entrevistó el lunes con personal y representantes de los sindicatos alemanes, luego de que el plan del mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo de cerrar una planta alemana causó una tormenta política.

Nokia dijo la semana pasada que clausuraría una planta en la ciudad occidental de Bochum porque no era competitiva y trasladaría la producción a Rumania.

El plan para recortar hasta 2,300 puestos de trabajo ha suscitado muchas críticas políticas antes de las elecciones estatales.

"Representantes de Nokia, incluido Olli-Pekka Kallasvuo, se han entrevistado con una delegación de empleados y representantes de IG Metall hoy (lunes) en Helsinki para discutir la situación de Bochum", dijo la portavoz de Nokia Arja Suominen, que no quiso comentar el contenido de las conversaciones.

El sindicato IG Metall confirmó la reunión.

Alemania, el mayor exportador de bienes del mundo desde 2003, ha visto cómo su sector de las telecomunicaciones se ha reducido en los últimos años.

En el 2006, 3,000 trabajadores perdieron su trabajo cuando BenQ Mobile se declaró en bancarrota, un año después de vender la unidad de móviles de Siemens.

Alemania, la mayor economía de Europa, es el quinto mayor mercado para Nokia, con unas ventas netas de 2,060 millones de euros en el 2006.

Algunos líderes sindicales en Alemania han pedido boicotear los productos de Nokia y algunos políticos se han unido a la iniciativa.

Ahora ve
No te pierdas