Defraudador de banco contaría su versión

La abogada de Jerome Kerviel dijo que no se ha fugado por su posible relación con el fraude; algunos analistas creen que el robo estuvo orquestado por alguien más que financió el colateral
Descartan analistas que Société Générale se convierta en un  (Foto: )
PARÍS (CNN) -

Jerome Kerviel, el hombre que supuestamente defraudó al banco francés Société Générale (SocGen), no se ha fugado y hablaría con la policía si se lo pidieran, dijo Elisabeth Meyer, abogada del sospechoso.

SocGen y las principales figuras políticas y financieras de Francia culparon de todo al hombre cuya fotografía ha aparecido en todos los reportes financieros en televisión y en sitios de Internet de todo el mundo.

Al banco se le pide que explique cómo un hombre, descrito como un genio o como un lerdo oficinista, que ganaba menos de 100,000 euros al año, esquivó los sofisticados sistemas antifraude del banco desde una oficina en su sede central.

"Están diciendo que todo esto fue sutilmente concebido, pero alguien tiene que haber estado financiado el colateral o lo que fuera necesario para sostener esas posiciones", dijo Derek Chambers de Standard & Poor's Equity Research.

Otros se preguntan cómo pudieron otros bancos y jugadores de mercado que hacían negocios con SocGen haber estado tanto tiempo sin darse cuenta.

"Todavía hay una sensación de total incomprensión", dijo Frederic Hamm administrador de fondos de Agilis Gestion.

"¿Por qué los intermediarios nunca alertaron a Société Générale?", añadió.

Corrado Passera, presidente ejecutivo del segundo mayor banco de Italia, Intesa Sanpaolo, dijo que el escándalo significaba un nuevo golpe a la imagen de la industria bancaria, que ya sufría por la crisis de créditos de alto riesgo.

"Es algo que daña aún más la imagen de los bancos en un momento en el que la gente ya está muy preocupada por el riesgo", dijo.

Hasta los magnates de Francia se sorprendieron por las sumas involucradas.

"Es increíble que una sola persona pueda generar pérdidas por ese monto, 4,900 millones (de euros). Es mucho dinero", comentó el magnate Vincent Bollore a la prensa.

Presiones

Societe Generale enfrenta duras presiones para que explique cómo un operador se las arregló para engañar a sus jefes y provocó una pérdida de 7,000 millones de dólares, bajo las narices de los máximos ejecutivos.

El primer ministro francés Francois Fillon criticó abiertamente al banco por no haberle advertido antes del problema, en una señal de la exasperación del Gobierno.

"Fui notificado, junto al resto de las autoridades estatales, el miércoles", dijo en una conferencia de prensa luego de reunirse con su par de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker.

"Tal vez, el Gobierno podría haber sido informado antes", añadió.

En sus primeros comentarios sobre el escándalo, el presidente Nicolas Sarkozy lo calificó como "un fraude interno de gran escala" y aseguró que no ponía en duda la fortaleza del sistema financiero francés.

Las pérdidas "no afectan la fortaleza ni la confiabilidad del sistema francés", dijo Sarkozy.

Christian Noyer, el gobernador del Banco de Francia, dijo en una entrevista radial que las cuentas de Societe Generale ahora estaban limpias, luego de que el banco deshizo las posiciones que armó un solo operador, quien aún no ha sido visto.

Noyer descartó los rumores de que algunas pérdidas adjudicadas al operador se debían a la crisis crediticia global en curso, pero sugirió que otros bancos franceses podrían anunciar amortizaciones ligadas a las pérdidas del mercado crediticio cuando informen sus resultados.

"Sabemos exactamente cuáles son las exposiciones. Las provisiones han sido o serán anunciadas en los próximos días, si es necesario", dijo Noyer a la estación de radio RTL.

Las acciones de SocGen caían un 2.56% a 73.87 euros.

Los títulos han perdido alrededor de un 20% en lo que va del año, debido a rumores sobre su exposición a pérdidas crediticias.

Varios analistas recortaron sus recomendaciones para el banco.

Los analistas de BNP Paribas estimaron que la exposición de SocGen habría sido en el orden de los 33,000 millones de euros. Otros estimaron entre 20,000 millones a 50,000 millones de euros, sumas inmensas para que hayan sido movidas en el mercado por una sola persona.

Una fuente cercana a los bancos franceses dijo que SocGen había estimado pérdidas por unos 1,200 millones de euros cuando el operador fue finalmente descubierto y convocado a la oficina para enfrentar su despido el domingo.

Las pérdidas se dispararon a 4,900 millones de euros, debido a que las desastrosas movidas fueron canceladas en medio de la sesión de mercado con la peor caída global desde el 11 de septiembre de 2001.

Con avisos de páginas enteras en los principales diarios del país, el presidente del banco, Daniel Bouton, se disculpó ante los accionistas de SocGen, mientras los periódicos y los analistas cuestionaban si durará el respaldo que le ha brindado el directorio del banco.

"Entiendo perfectamente su decepción y veo su enojo. La situación es completamente inaceptable", escribió Bouton.

SocGen había construido su reputación como el hogar de las finanzas más complejas y avanzadas del mundo.

La respetada columna Lex del Financial Times rebautizó al segundo mayor banco de Francia como "ShockGen."

Analistas dijeron que la debacle habían intensificado los rumores de que SocGen ahora era un potencial blanco de adquisiciones.

En 1999, BNP fracasó en adquirir a SocGen en 1999 y desde ese momento ha sido visto como su principal predador.

Una fuente cercana a varios bancos franceses expresó, sin embargo, sus dudas de que SocGen se convertirá en el blanco de una oferta hostil en el futuro inmediato.

Ahora ve
No te pierdas