Se complica la venta de Northern Rock

Hasta el momento existen sólo dos oferentes por el banco, lo que ha afectado la imagen del gobi Virgin Group y un grupo de Northern Rock son los únicos que presentaron sus ofertas de compra.
LONDRES (CNN) -

El plan del gobierno de Gran Bretaña de salirse del medio de la crisis del banco hipotecario Northern Rock se complicó, luego de que la subasta de la entidad se limitara a sólo dos oferentes, a menos que la autoridad modifique los términos de la venta.

Virgin Group, del magnate Richard Branson, y un grupo gerencial de la propia empresa realizaron sus ofertas de rescate por el banco, en medio del interés del gobierno por una solución privada a la crisis, que lleva ya cuatro meses y que ha afectado la popularidad del primer ministro Gordon Brown.

Un tercer potencial interesado, la firma de inversiones Olivant, abandonó el lunes la carrera, aunque consideraría volver a entrar si el Gobierno reconsidera los términos de la licitación, informó el martes una persona familiarizada con la situación.

Sin embargo, no planea hacerlo inmediatamente, añadió la fuente y declinó de hacer más comentarios.

"La única certeza es que el gobierno tiene toda la cara manchada de huevos", comentó Howard Wheeldon, estratega de la correduría BCG Partners.

Olivant, que es encabezada por el ex-presidente ejecutivo de Abbey, Luqman Arnold, se retiró del proceso de venta bajo el argumento de que no podía presentar una propuesta que cumpliera con sus criterios de inversión y las de otros accionistas.

El grupo pretendía saldar una deuda de 25,000 millones de libras esterlinas con el Gobierno a lo largo de cinco años, mientras que el Ejecutivo quiere que sea pagada en tres años.

Olivant era uno de los principales candidatos para salvar a Northern Rock desde poco después de que la entidad acudiera a fondos de emergencia del Banco de Inglaterra, a mediados de septiembre, lo que causó la primera corrida de retiro de depósitos de un banco británico en más de 140 años.

En diciembre, Olivant amenazó con abandonar la licitación, pero se quedó luego de que el Gobierno dijo que la consideraría en los mismos términos que Virgin.

Probablemente, el Ejecutivo terminó vinculado al destino de Northern Rock durante años, tras garantizar bonos que serán vendidos para pagar a los contribuyentes.

La salida de Olivant elevó el riesgo de que el Gobierno decida que ninguna de las propuestas cumple con sus requisitos, lo que supondría una nacionalización temporal de Northern Rock.

Ahora ve
No te pierdas