Golpe duro a minoristas en EU

La mayor minorista del mundo, Wal-Mart, encabeza la lista de las tristes ventas de enero; el descenso del consumo puede ocasionar más problemas a la economía estadounidense.
Los economistas explican que los datos de enero no necesaria  (Foto: )
Parija B. Kavilanz

Las ventas de las empresas minoristas de Estados Unidos están reportando el mayor descenso mensual en cinco años, algo que refuerza el temor de que los consumidores americanos se están apretando el cinturón.

La lista la encabeza Wal-Mart Stores Inc., que informó este jueves un gran declive en enero en las ventas de sus tiendas comparables o aquellas abiertas al menos hace un año. Las ventas en tiendas comparables son una medida de referencia para conocer el desempeño de la industria de ventas al por menor.

Wal-Mart ha dicho que las bajas ventas se deben, en parte, a que poca gente ha canjeado sus vales de regalo navideños, pero no todos creen esta explicación.

“Wal-Mart no se especializa en certificados de regalo. Pienso más bien que los resultados demuestran que sus clientes de bajos ingresos y de clase media han reducido sus compras” afirma Ken Perkins, especialista en análisis de ventas en la firma Retail Metrics.

Por su parte, Thomson Financial, que compara los resultados mensuales de 42 de las más importantes cadenas minoristas del país, ha estimado que las ventas totales de tiendas comparables registrarán sólo un crecimiento del 1% en enero.

De ser así, ese sería el ritmo de crecimiento más lento desde marzo del 2003. Y son malas noticias para la economía, pues el gasto del consumidor representa dos terceras partes del crecimiento económico.

Muchos analistas habían anticipado una caída en las ventas a medida que los estadounidenses redujeran el consumo debido a la caída del precio de las viviendas y el endurecimiento de los créditos. Las deudas, junto con la subida en los precios de la gasolina y los alimentos y el aumento del desempleo, han golpeado también los bolsillos del consumidor.

Sin embargo, Michael Englund, economista en jefe de Action Economics, advierte contra la creencia de que las bajas ventas de enero signifiquen necesariamente una recesión. “El gasto del consumidor ha sido fuerte durante el cuarto trimestre. Así que debemos ser prudentes al afirmar que los resultados de enero indiquen una recesión” declara.

De cualquier forma, las bajas tasas de interés y el paquete de estímulo económico que se discute en el Senado americano, podrían brindar un alivio tanto a consumidores como a minoristas. El paquete de estímulos reembolsará a los contribuyentes cerca de 600 dólares o más, mientras que las bajas tasas de interés les facilitarán a los consumidores refinanciar su hipoteca y pedir créditos, ambas acciones impulsarán el gasto discrecional.

¿Quién más recibó el golpe?

Ken Perkins indicó que la industria minorista enfrentará turbulencias en los próximos meses, pero las sacudidas ya han empezado. Macy’s, Home Depot, Sears and Talbots son algunas de las minoristas que han anunciado cierre de tiendas y recorte de personal. Perkins prevé incluso reestructuraciones en las empresas. 

Wal-Mart, la minorista más grande del mundo, dijo que las ventas de enero en sus tiendas abiertas al menos hace un año alcanzaron un crecimiento de apenas el 0.5%, cuando habían pronosticado uno del 2%. Para febrero, la minorista espera que el crecimiento de las ventas en tiendas comparables llegue al 2%.

Las ventas han caído también en las tiendas de ropa y departamentales. Macy’s, por ejemplo, reportó un descenso del 7.1% en el primer mes del año en las ventas de sus tiendas comparables. Pacific Sunwear, minorista que vende ropa y accesorios, reportó una caída del 7.4% en sus ventas; y American Eagle Outfitters registró un descenso en sus ventas del 7%.

Limited Brands, propietaria de Victoria's Secret y Bath & Body Works, tuvo una caída del 8% y Gap Inc., la empresa más popular de ropa, confirmó que sus ventas habían descendido un 2%.

Incluso el sector de productos de alta calidad, que hasta ahora no había sido afectado por el descenso en el consumo, ha sido golpeado. Es el caso de la cadena de tiendas departamentales Nordstrom, cuyas ventas de productos de diseño cayó un 6.6%. 

Ahora ve
No te pierdas