Venezuela mantiene amenaza a EU

Chávez acusa a Bush de dirigir una ‘guerra económica’ tras el congelamiento de activos de PDVSA pero los analistas creen que el corte de suministro de crudo no le conviene a ambas partes.
CARACAS (CNN) -

Venezuela reiteró el martes su amenaza de cortar los envíos petroleros a Estados Unidos, país al que acusa de dirigir una "guerra económica" para derrocar al presidente Hugo Chávez, pese a que reconoció el alto riesgo de frenar el suministro de crudo a su principal cliente.

ExxonMobil dijo la semana pasada que logró congelar activos por 12,000 millones de dólares de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) por la nacionalización de un proyecto de crudo en 2007, que Chávez atribuyo a un plan de Washington para desestabilizar su revolución.

Venezuela contraatacó el martes al "hostigamiento económico legal" de la petrolera estadounidense Exxon suspendiendo las relaciones comerciales con la transnacional, a la que no venderá más crudo que el comprometido con sus inversiones conjuntas en el exterior.

"(PDVSA se reserva) el derecho a terminar aquellos contratos cuyos términos permitan rescindirlos", dijo en un comunicado la estatal venezolana, que posee la refinería de Chalmette en Luisiana al 50% con Exxon.

Tras conocerse la medida, los precios del crudo subieron 24 centavos a 93.02 dólares.

Según cifras del Departamento de Energía estadounidense, Exxon compró a Venezuela unos 170,000 barriles por día (bpd) en noviembre del año pasado, de los que 77,000 bpd fueron enviados a la refinería Chalmette y unos 90,000 bpd a otros destinos.

El ministro de Energía venezolano aseguró en una entrevista publicada el martes que el país está preparado para cumplir con la amenaza del mandatario de interrumpir las exportaciones de crudo al mercado estadounidense, que suponen un 11% de las necesidades energéticas de la mayor economía del mundo.

Sin embargo, un alto funcionario del Ministerio de Energía reconoció que, aunque "factible", no sería deseable ejecutar la medida por el alto costo que supondría para ambas partes.

"Factible siempre es, ahora tiene un costo", dijo el martes Bernard Mommer, viceministro de Hidrocarburos, en una entrevista con el canal estatal VTV, en la que alertó sobre los "desajustes económicos" que implicaría para el país.

Analistas coincidieron con el funcionario venezolano sobre los riesgos y creen improbable que Chávez cumpla su amenaza, ya que sería más perjudicial para Venezuela que para Washington.

"Venezuela es mucho más dependiente (...) En torno al 60-70% de las exportaciones petroleras de Venezuela van a Estados Unidos y Venezuela no puede encontrar fácilmente destinos alternativos para refinar su peculiar tipo de crudo pesado", dijo Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs.

Que viene el lobo

El Gobierno del presidente George W. Bush aseguró que las acciones de Exxon responden exclusivamente a sus intereses corporativos y minimizó la amenaza de Chávez, asegurando que ya la habían oído antes.

El militar retirado, un duro crítico del modelo capitalista estadounidense, ha advertido en repetidas ocasiones con poner fin a los envíos petroleros "al imperio estadounidense", al que acusa de querer invadir Venezuela y de planear su asesinado.

Un funcionario estadounidense aseveró el martes que podrían recurrir a otros grandes productores petroleros para compensar una eventual interrupción del suministro venezolano, que supone un 11% de las importaciones del país norteamericano.

La interrupción del suministro golpearía fuertemente las finanzas de Venezuela, cuyo principal producto de exportación es el crudo, y a de PDVSA, cuyos ingresos financian los programas sociales que ayudan a Chávez a mantener elevados niveles de popularidad en el país.

"Venezuela continuará suministrando crudo a Estados Unidos (...) difícilmente puede permitirse cortar su principal fuente de ingresos fiscales en un momento en el que Chávez planea mantener el gasto para fortalecer su posición política", dijo Patrick Esteruelas, analista de Eurasia Group en Nueva York.

El presidente izquierdista sufrió un duro revés político en diciembre, cuando su reforma constitucional para acelerar la implantación del socialismo fue rechazada en referendo. Ahora, busca mantener la mayoría de las gobernaciones y alcaldías en las elecciones regionales que se celebran a finales de año.

Sin embargo, Chávez enfrenta el descontento de amplios sectores de la población por la persistente escasez de algunos alimentos básicos, como leche y azúcar, y la mayor inflación del continente, mientras analistas ven crecientes problemas para PDVSA, el músculo financiero de su revolución socialista.

Venezuela nacionalizó en el 2007 los cuatro mejoradores de crudo pesado de la Faja Petrolífera del Orinoco, en una controvertida operación que forzó la salida de Exxon y ConocoPhillips, que interpusieron sendos arbitrajes buscando un precio de mercado por sus activos.

Conoco dijo el martes que están logrando progresos en sus negociaciones con PDVSA por la compensación, confirmando lo que había dicho el ministro de Energía, quien aseguró que sólo Exxon mantiene "una actitud agresiva y hostil".

Ahora ve
No te pierdas