Ecuador y Amóvil debaten concesión

Ambas partes aseguraron que continuarán discutiendo los términos de la renovación por 15 años; Porta, filial de la mexicana, es el líder proveedor de servicios de telefonía celular en Ecuado
QUITO (CNN) -

Ecuador y América Móvil se mostraron optimistas el miércoles respecto de la renovación por 15 años de la actual concesión la empresa mexicana de telefonía móvil, pero dijeron que aún no existía un plazo para anunciar un acuerdo final en torno a la valoración del negocio.

América Móvil, a través de su filial local Porta, es el principal proveedor de servicios de telefonía celular que opera en el quinto productor de crudo de Sudamérica, por lo que la empresa se ha mostrado "muy interesada" en alcanzar un pacto que asegure su permanencia.

Las tratativas se han concentrado en el valor de la concesión que podría superar los 350 millones de dólares, acorde con proyecciones de analistas.

Sin embargo, el representante legal de la compañía, Daniel Bernal, aseguró que existe voluntad de las partes para arribar a reglas que beneficien a ambas partes.

"Hay un cronograma objetivo y en esa línea esperamos concluir en la brevedad posible y hay disposición de ambas partes", dijo el ejecutivo.

Bernal respondió así a las expectativas de medios locales en el sentido que la empresa debía anunciar el miércoles si aceptaba o no las reglas impuestas por Quito.

Por su parte, un portavoz de la Secretaría Nacional de Telecomunicaciones (SENATEL) aseguró que las conversaciones continuarán la próxima semana y que "hay un afán de llevar a buen término el contrato".

En diálogos paralelos, la filial de la española Telefónica, Movistar, igualmente esta batallando por ampliar su concesión que, al igual que la de Porta, vence este año. Ecuador quiere que ambas empresas paguen en conjunto 700 millones de dólares.

El monto demandado por Quito representa, según el Gobierno, el valor presente tanto de la banda radioeléctrica como la rentabilidad que reportarían las empresas en su renovada concesión para operar en un dinámico mercado en el que existen anuncios de emprender servicios de tercera generación (3G).

Las dos empresas cancelaron en conjunto unos 100 millones de dólares cuando iniciaron sus operaciones en el país en 1993.

Ecuador, un país de 13 millones de habitantes, tiene 9.9 millones de usuarios de telefonía móvil. En el mercado local también opera la estatal Telecsa, que tiene una presencia minoritaria.

Ahora ve
No te pierdas