Senado EU revisa compra de Bear Stearns

El Comité de Finanzas evalúa los nexos entre las leyes de valores y las de impuestos; JPMorgan comprará al quinto banco estadounidense por 2 dólares la acción, evitando su quiebra.

El Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos está revisando la venta de Bear Stearns a JPMorgan Chase, diseñada por la Reserva Federal, dijo el lunes el presidente de el organismo Max Baucus.

"Las dramáticas y sin precedentes acciones del fin de semana por parte de la Reserva Federal y el Tesoro son sólo los primeros de numerosos pasos privados y públicos para preservar la liquidez en el mercado y para facilitar acciones racionales para fortalecer a la economía", dijo Baucus.

JPMorgan dijo que compraría Bear Stearns por 2 dólares por acción, rescatando al banco de inversión del colapso en el que cayó por el peso de las fuertes apuestas sobre hipotecas.

Un asesor de Baucus dijo que el comité, que tiene jurisdicción sobre impuestos y la política comercial internacional estadounidense, evalúa los nexos entre las leyes de valores y las de impuestos.

"En última instancia, el Congreso tiene el deber de responder apropiadamente a las crecientes malas noticias de la economía. Debemos asegurarnos de que la economía, no sólo la de Wall Street, permanezca robusta, por el bien de las familias trabajadoras de Estados Unidos", añadió Baucus.

Paulson defiende rescate de Bear Stearns

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, defendió el lunes las medidas oficiales para salvar a Bear Stearns de la bancarrota, diciendo que era importante asegurar un funcionamiento ordenado de los mercados financieros.

En diálogo con periodistas tras un encuentro con el presidente George W. Bush en la Casa Blanca, Paulson indicó que aquellos preocupados por el hecho de que el rescate de Bear Stearns haya creado un "riesgo moral", deberían tener en mente que los accionistas del banco de inversión sufrieron fuertes pérdidas con la venta a precio de ganga de la firma.

El valor de 236 millones de dólares del convenio de la compra de Bear representa menos del 90% del valor total de la compañía desde el viernes, ya que el precio de su acción cerró ese día a 30.85 dólares.

Para facilitar el acuerdo, la Reserva Federal de Estados Unidos se comprometió a financiar hasta 30,000 millones de los activos menos líquidos de Bear Stearns. Los problemas enfrentados por la empresa de inversiones neoyorquina subrayaron una perdida en la confianza de los inversionistas sobre el estado del sistema financiero estadounidense.

Paulson explicó que el funcionamiento ordenado de los mercados financieros de Estados Unidos era una prioridad y que era mejor organizar la adquisición de Bear Stearns que ver a la compañía de inversiones, la quinta en importancia de Estados Unidos, presentar su solicitud de quiebra.

También dijo que los gigantes de las finanzas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac necesitaban incrementar el capital e instó al Congreso a que elabore medidas de reforma para la Administración Federal de Viviendas para ayudar a apuntalar al mercado de viviendas en descenso.

Paulson evitó responder si Estados Unidos intervendría en forma directa en los mercados cambiarios para apuntalar al alicaído dólar. En cambio, sólo dijo que el Gobierno mantenía su política de un dólar fuerte.

"No voy a especular sobre una hipotética intervención", dijo Paulson. "Sólo les diré lo que me han escuchado decir antes: Tenemos una política de dólar fuerte. Es nuestro gran interés. Nuestra economía tiene altibajos", agregó.

 

Ahora ve
No te pierdas