American Airlines cancela 1,000 vuelos

La aerolínea se ve seriamente afectada por las inspecciones de seguridad en sus unidades; cientos de usuarios en EU tratan de encontrar un lugar en otros vuelos para no perder su viaje.
Una falla técnica provocaba retrasos en decenas de aeropuert

La aerolínea American Airlines canceló 1,000 vuelos o el 40% de su programación, por inspecciones de seguridad a sus aeronaves MD-80, lo que dejaba varados a miles de pasajeros y creaba un caos en los aeropuertos más concurridos de Estados Unidos.

Las cancelaciones del miércoles llegan luego de que la mayor aerolínea estadounidense, filial de AMR, suspendió unos 460 vuelos el martes y tras cientos de cancelaciones hace dos semanas para inspecciones.

Un portavoz de la aerolínea explicó que en la mañana del miércoles había 30 aviones MD-80 en servicio y se esperaba que durante el día otros más retomarán sus actividades normales.

"La situación es fluida a pesar de todo, y es por eso que seguimos adelante y cancelamos los 850 (vuelos)", dijo el portavoz, Tim Wagner, antes de que la aerolínea anunciara que las suspensiones subían a 1,000.

Las acciones de AMR bajaban cerca de 9%, con un desempeño peor al de otras aerolíneas del país.

American dijo en un comunicado el martes que la Agencia Federal de Aviación (FAA por su sigla en inglés) expresó nuevas preocupaciones sobre recientes inspecciones del cableado de los aviones de cabina angosta MD-80, lo que provocó la suspensión de vuelos hace dos semanas.

Cerca de la mitad de la flota de AMR son aviones MD-80.

Las inspecciones son partes de una revisión total de la industria de la FAA, sobre el cumplimiento de las directivas de seguridad de la agencia.

Las cancelaciones enfurecían a viajeros en varios aeropuertos donde los funcionarios trataban de acomodarlos en otros vuelos.

Dallas, con 208 cancelaciones, fue la ciudad más castigada, seguida por Chicago con 138.

En el aeropuerto O'Hare de Chicago, la aerolínea ofrecía pasajes en vuelos posteriores a los enojados pasajeros, a los que trataba de aplacar con jugo de naranja y bocadillos.

Terry Trippler, experta en viajes, dijo que las inspecciones no generaban temores sobre la seguridad y que, en cambio, la interrupción de servicios en sí misma era una preocupación mayor.

La aerolínea debería haber hecho las evaluaciones la primera vez, afirmó.

"Alguien en American debería estar en la fila de desempleados", opinó Trippler. "¿Tendrán una idea de cuánta gente está siendo afectada?, es increíble", añadió.

Según el especialista, el costo financiero para la aerolínea será alto, pero además tendrá que trabajar mucho para mejorar las relaciones con los pasajeros enfurecidos.

Ahora ve
No te pierdas