Líder de Samsung va al banquillo

Lee Kun-hee enfrenta una acusación por evasión de impuestos y corrupción dentro de la empresa; de ser declarado culpable, enfrentaría una pena de 5 años de cárcel hasta cadena perpetua.
Expertos prevén que Lee Kun-hee pueda librarse de ir a prisi
SEÚL (CNN) -

El fiscal especial surcoreano que investiga las acusaciones de corrupción en el Grupo Samsung acusó formalmente a Lee Kun-hee, máximo dirigente del grupo y uno de los empresarios más poderosos del país, por evasión de impuestos.

La investigación se inició en enero después de que un antiguo asesor legal de alto nivel de la empresa acusara a algunos de sus directivos de ocultar dinero y mantener un fondo de más de 200 millones de dólares para sobornar a funcionarios.

El fiscal especial ha acusado también a otros nueve directivos de Samsung, aunque indicó que ni ellos ni Lee serán arrestados.

Lee podría enfrentarse a una pena de prisión de entre cinco años y la cadena perpetua, aunque según los analistas es probable que escape a una sentencia larga en la cárcel porque los jueces surcoreanos se muestran indulgentes con los líderes corporativos, al considerar que encarcelarlos podría afectar a la economía surcoreana.

"Los delitos de los que se acusa hoy son graves, porque el volumen de impuestos evadidos y los beneficios obtenidos de forma fraudulenta fueron cifras astronómicas", afirmó el fiscal en sus conclusiones.

El fiscal especial absolvió a Samsung de las acusaciones de soborno, pero indicó que existía una conspiración en la empresa para ocultar miles de millones de dólares en activos de Lee, y que los directivos también trabajaron para transferir dinero en secreto a los hijos de Lee.

Un portavoz del Grupo Samsung declinó hacer comentarios.

Samsung Electronics, el mayor fabricante del mundo de procesadores de memoria para computadoras y televisiones de pantalla plana, es el buque insignia del Grupo Samsung.

Los grupos familiares surcoreanos, conocidos como "chaebol" y que sacaron a Corea del Sur de la ruina de la Guerra (1950-1953) para convertirla en la cuarta economía asiática, han sido acusados durante años de poca transparencia en su gestión.

Algunos de sus directivos han sido condenados por delitos de guante blanco, pero han evitado largas sentencias en la cárcel.

Lee, que ha sido interrogado en dos ocasiones este mes, dijo la semana pasada que asumía la responsabilidad legal y moral del caso y que se ocuparía de reformar las prácticas de gestión del grupo.

También la semana pasada, Samsung aclaró que esas declaraciones no implicaban que Lee o ningún otro alto directivo fuera a dejar su puesto. Las acusaciones de malas prácticas han sido repetidamente rechazadas.

Samsung Electronics ha retrasado hasta el 25 de abril la publicación de sus resultados del primer trimestre, prevista para mediados de mes, debido a la investigación.

Ahora ve
No te pierdas