Los 100 empresarios de Expansión

El ranking de la revista Expansión selecciona a los hombres de negocios más influyentes de Méxi Carlos Slim sigue a la cabeza, pero otros empresarios se movieron dentro de la lista 2008.
Ellos son hoy en día  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO -

El verano pasado marcó el fin de la bonanza económica de Estados Unidos. Mientras en 2006 sólo 22 de los integrantes de ‘Los 100 empresarios más importantes de México’ redujeron sus utilidades, el año pasado 37 de ellos mostraron una disminución en sus resultados. (Ve el especial completo)

El ranking que presentamos este año evalúa el desempeño de los mayores empresarios, ya sea como presidentes del consejo de administración y/o CEO, a partir del cruce de variables como ventas, empleos o valor de mercado (ver metodología). Así, destaca el salto de posiciones de Dionisio Garza Medina, de Alfa, en su expansión internacional, o el del joven Olegario Vázquez Aldir, que contó en entrevista a Expansión que está dispuesto a sacar a Bolsa la empresa creada por su padre.

El año pasado este grupo de capitanes vio frenar sus negocios. Mientras en 2006 las ventas conjuntas de los integrantes del ranking aumentaron en 18%, a 2.3 billones de pesos, en 2007 crecieron sólo 14% y llegaron a 2.6 billones. Los apuros también se reflejan en el precio de sus acciones. Mientras en 2006 el Índice de Precios y Cotizaciones tuvo un avance de 48.6%, el año siguiente apenas avanzó 11.7%.

El nerviosismo se vio en el aumento de las transacciones, de 1 billón a 1.4 billones de pesos.

Los cinco del podio

‘El Ingeniero’, Carlos Slim, vendió Porcelanite, CompuUSA y 30% de Cigatam, lo que reduce su indicador de poder económico (el indicador global en el ranking), de 108.7 a 100.4 puntos. Sin embargo, el crecimiento de Slim sigue siendo espectacular; el valor global de sus empresas en la Bolsa casi llega a los 2 billones de pesos, con un aumento de 29% y la utilidad neta generada suma 122,000 millones de pesos (mdp), un crecimiento de 54%, el mayor entre las 10 primeras posiciones.

Al segundo en el listado, Lorenzo Zambrano, presidente y CEO de Cemex, la presión de la crisis inmobiliaria golpeó el precio de su compañía como no lo hacía desde el cierre del año 2000, cuando cayó cerca de 34%. Una pérdida de 22.7% representa 60,000 mdp de capital bursátil. En lo que va del año, su acción no muestra recuperación, aunque mantiene su precio.

Sin embargo, su crecimiento es estable. Las ventas aumentaron 20% y su utilidad se mantuvo constante.

En el caso de Germán Larrea (Grupo México), el precio del cobre sigue impulsando a sus empresas, cuyas ventas crecen pero se ven afectadas por las constantes huelgas, pasando de un crecimiento de 24 a 12%. El alza en el precio del cobre ya le ha generado cinco años de crecimiento en el precio de su acción, que en 2007 pasó a una valoración de 76.6%.

Pensando que en 2006 fue de 67.5%, parece que lo que tiene no es cobre sino oro. Su compañía ya vale cerca de 200,000 mdp, cuando hace cinco años valía sólo 7,500 mdp. Magia. Claramente le dio el tercer lugar.

Quien sorprendió fue Dionisio Garza. El empresario no dejó dormir lo que ingresó por la venta de Hylsa. Alfa hizo compras por 652 mdd en 2006; el año pasado sumaron 1,860 mdd, y proyecta invertir 570 ,mdd este 2008. Pasa a integrar el Top 4 de ventas mayores a los 100,000 mdp (Carlos Slim, Lorenzo Zambrano, José Antonio Fernández Carbajal y él).

Un salto semejante dará Ricardo Martín Bringas, de Grupo Soriana, el próximo año, cuando consolide las ventas del negocio de supermercados que adquirió a la familia Losada (que, como es obvio, sufre una caída). En 2007 sólo consolidó un mes, y de seguro entrará en el Top 10 el próximo año. Podría desplazar a Ricardo Salinas... o a Daniel Servitje.

 

 

Los ascensos

Antonio del Valle, después de la venta de su negocio de acero, comenzó un crecimiento explosivo de compras de compañías en México, América Latina y EU, que lo han llevado a aumentar sus empresas de 1,120 millones, hace cinco años, a 23,930 millones en 2007. Al 7 de abril, el capital ya va en 31,342 millones. No en vano fue nuestro hombre del año.

En 2008, la familia Coppel, dueña de almacenes y empresas de servicios financieros consolidará su incipiente grupo financiero. Subieron cuatro lugares.

En el caso de Tomás Milmo, director general de Axtel, la compra de Avantel hace que el tamaño de su grupo sea 90% mayor que el año anterior. Sus utilidades crecieron 144% y reflejan un buen manejo y una perspectiva favorable en el sector de las telecomunicaciones. El mercado premia a su empresa con un alza en el precio de la acción de 148%. Suma y suma puntos y avanza 27 lugares, hasta el puesto 18, un jugador de 12,000 mdp en ventas entre los grandes de 40,000 mdp.

Luis Berrondo Ávalos, de la firma fabricante de electrodomésticos Mabe, tuvo el mérito de crecer en una industria intensiva en acero, metal que, como el resto de los commodities, está al alza. Sus ventas incluso superan el crecimiento obtenido el año anterior, al mostrar una variación de 23%, comparado con el 14% de 2006, y sus ganancias superaron a las del año previo en 43%. Merecido aumento de cinco lugares, a la posición 20.

Los retrocesos

Las ventas del Grupo Bal, de Alberto Baillères, perdieron ritmo en Industrias Peñoles. Tras crecer más de 31% en 2006, sólo aumenta 10% al cierre de 2007.

Su utilidad registra una pequeña disminución de 4.3%, pero el valor combinado de sus acciones crece 100% y duplica el valor de sus compañías hasta los 118,000 mdp. Todo ello, pese a que la minera ha elevado su valor en bolsa en 11 veces cinco años y en lo que va de 2008 ya creció otros 35,000 mdp.

Un año atípico saca a Emilio Azcárraga Jean de entre los 10 primeros lugares. La pérdida de ingresos en un año no electoral y sin Mundial de Futbol hizo que sus ventas crecieran sólo 9.6% y que se compararan negativamente con el 16.8% del año previo. Su utilidad refleja también el efecto, al bajar casi 6%. La creciente pelea en el mercado del triple play lo llevan a pensar en alianzas con Telefónica, en busca de retomar el crecimiento del valor de su acción.

En cambio, las constructoras de infraestructura –como ICA, que a pesar de presentar pérdidas netas de casi 900 mdp revalorizó su acción en 77%– confían en el aumento del presupuesto para infraestructura. Golpeada por la incertidumbre de la desaceleración, GEO, de Luis Orvañanos, cayó cinco lugares, al perder 42.2% en la Bolsa.

Consorcio ARA, de Germán Ahumada Russek, bajó cuatro lugares y perdió 34.6% de su valor. Homex, de Eustaquio de Nicolás, subió dos escalones, al revertir el impacto de su caída en la Bolsa con un crecimiento en ventas y utilidades.

Ahora ve
No te pierdas