Asarco inicia juicio contra GMéxico

Una corte federal en Texas inició el análisis de una demanda contra el consorcio minero; la filial acusa al grupo de adquirirla sólo para despojarla de sus bienes y provocar su quiebra

Una corte federal en Brownsville, Texas, comenzó hoy un juicio para analizar una demanda multimillonaria en contra del consorcio minero mexicano Grupo México, interpuesta por su propia filial, la estadounidense Asarco.

Asarco, con una demanda que data de febrero de 2007, acusa a Grupo México de haberla adquirido en 1999 sólo para despojarla de forma fraudulenta de sus bienes más valiosos y dejarla luego a expensas de acreedores hasta caer en bancarrota.

La firma busca que se le restituyan unos 10 mil 500 millones de dólares, con los que espera salir de la quiebra y resolver reclamos multimillonarios interpuestos en su contra por la contaminación de una veintena de sitios en los que opero en Estados Unidos.

Este lunes, abogados de Asarco aseguraron que Grupo México despojó a la firma de su bien más preciado, la participación mayoritaria en las lucrativas minas de cobre peruanas de la compañía Southern Peru Copper Corp.

Agregaron que Grupo México actuó con negligencia con Asarco, al permitir que su equipo envejeciera y su producción disminuyera al mínimo.

Por esta causa, afirmaron, la firma estadounidense enfrentó despidos, una huelga de cuatro meses de mineros en Arizona y Texas, y reclamos por millones de dólares por contaminación ambiental, lo que condujo a la compañía a declararse en bancarrota en agosto de 2005.

El abogado G. Irvin Terrell arguyó que Grupo México sabía del daño que le hacía a Asarco al despojarla de la mayoría de acciones en las minas peruanas, que en vez de ser vendidas en subasta, fueron transferidas a otra filial, la Américas Mining Corp.

Terrell insistió en que los ejecutivos de Grupo México abandonaron los cargos directivos en Asarco y dejaron que se llegara a la bancarrota, hasta que la justicia puso a la empresa estadounidense bajo control administrativo de sus principales acreedores.

Por su parte, los abogados de Grupo México sostienen que Asarco tuvo un mal manejo interno, y que su declaración de bancarrota, dos años después de perder su participación en las minas peruanas, se debió a las huelgas en Arizona y Texas.

Brian Antweil, representante legal de Grupo México, argumentó que la empresa tuvo que enfrentar las consecuencias de la caída en los precios del cobre, y anunció que el propietario del corporativo, el mexicano Germán Larrea, testificará en persona en el proceso.

El juez federal Andrew S. Hansen estableció estrictas reglas para el proceso, en el cual cada parte tendrá 40 horas para presentar su caso, incluyendo el testimonio de testigos.

El juicio deberá concluir el 12 de junio próximo, luego de un receso de una semana por motivo de la conmemoración del Día de los Caídos o Memorial Day en Estados Unidos, y el veredicto será decidido por el mismo juez, sin recurrir a un jurado.

Ahora ve
No te pierdas