Fraude y secuestro por robo de datos

La pérdida o el robo de los equipos donde se almacena la información de los bancos es peligrosa en México no existe legislación sobre cómo proteger estos dispositivos, alertó la Condusef.
La información que manejan los bancos revela todos los datos
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La pérdida o el robo de los equipos donde se almacenan la información de los usuarios de los servicios financieros pueden llevar a problemas mayores, como son desde el fraude y la pérdida de dinero hasta un secuestro, advirtieron especialistas.

Hay “dos (riesgos), un secuestro, porque hay direcciones, números de cuenta, nombres, domicilios y (…) pueden registrarse sustracciones, sacarles dinero”, explicó el director de Registro y Análisis Financiero de la dependencia gubernamental, Enrique Arias.

La semana pasada el grupo bancario internacional HSBC en Hong Kong informó que perdió un servidor con datos de transacciones hechas por 159,000 titulares de cuentas de una de sus sucursales.

Los datos en el servidor incluían números de cuentas, nombres de clientes, montos de transacciones y tipos de operaciones, pero el banco aseguró que sería difícil que pudiera filtrarse la información.

En México, conforme a lo previsto en el artículo 46 de la circular única de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), los bancos están obligados a almacenar durante una década toda la información de las operaciones activas, pasivas y de servicios de sus clientes.

Sin embargo, no existe legislación sobre qué pasa si se pierde un servidor con los datos y la información financiera de los usuarios, advirtió Arias.

El investigador de la Universidad Panamericana (UP), Gerardo R. Herrera, consideró en entrevista por separado que los centros de datos de los grandes bancos en México son unas verdaderas fortalezas digitales y por tanto sería difícil que sucediera un percance.

El mismo HSBC en el país detalló que todas las operaciones que realizan sus clientes son registradas en bases de datos que posteriormente se respaldan en diferentes dispositivos y se guardan en instalaciones seguras.

“Nuestra infraestructura y sistemas están protegidos por múltiples capas de seguridad.  Adicionalmente, contamos con herramientas para el monitoreo de fraudes que son revisadas continuamente”, afirmó la institución financiera.

Para Herrera, el riesgo de un robo o pérdida de servidores bancarios es mínimo comparado con los problemas de seguridad que representan los mismos clientes bancarios.

Ahora ve
No te pierdas