Camel usa a México de plataforma

Pese a la ley antitabaco, Japan Tobacco se instala en el país para consolidar su negocio en AL; Camel genera 65% de sus ventas nacionales en el DF, ahora va por Jalisco y el sur mexicano.
Esta estrategia tiene como fin consolidar el negocio de la t
Karla Martínez

Pese a las leyes contra los fumadores y las restricciones de venta de cigarrillos, “en México el tabaco es un buen negocio”, afirma Óscar Ivanissevich, vicepresidente de Japan Tobacco International (JTI) en América Latina.

Por ello, desde abril, la tabacalera japonesa, propietaria de las marcas de cigarrillos Camel y Salem, se instaló en la Ciudad de México con el fin de consolidar su negocio.

Ivanissevich no teme que las nuevas leyes afecten sus marcas, al contrario, “México es la puerta de entrada para el mercado Latinoamericano, en el futuro”.

Abrir la oficina de JTI en México implicó cerrar la de Miami, desde donde se controlaba el flujo de sus productos en las tiendas duty free, y trasladar aquí la representación regional, que antes estaba en Brasil.

Desde 2000, las marcas Camel y Salem operan en México a través de un joint venture entre JTI y British American Tobacco (BAT). Esta última produce los cigarrillos en Nuevo León y los distribuye a escala nacional.

“Con este modelo dividimos costos y beneficios. De 2000 a 2007 crecimos 10% en Camel, con 15% de participación del mercado mexicano”, dice.

Actualmente, Camel genera 65% de sus ventas nacionales en la Ciudad de México, pero ahora JTI quiere posicionarse fuerte en Jalisco y el sur del país.

“Es un negocio que creció rápido, principalmente en el DF, al grado de que México es el mercado número uno para JTI en América Latina y el segundo a escala continental, le siguen Argentina y Brasil”, señala.

Ahora ve
No te pierdas