Pianos Pleyel se resiste a la quiebra

El fabricante de pianos favorito de Chopin intenta sobrevivir, apostando a ser una marca de luj la compañía lleva ya 30 años de pérdidas en su competencia con la estadounidense Steinway.
Pleyel producirá sólo piezas de calidad para defenderse de C  (Foto: )
Anne-Sylvaine Chassany
(Bloomberg) -

La fábrica de pianos Pleyel, la marca favorita de Federico Chopin, ha sobrevivido en 200 años a dos guerras mundiales, el surgimiento de la música electrónica y el ascenso de los pianos japoneses, pero podría no resistir el auge de su competidor estadounidense, Steinway, ni a la oleada de pianos chinos.

“No puedo combatir contra los chinos”, dice Arnaud Marion, presidente de Pleyel. “No tengo más remedio que centrarme en la calidad, ser el Hermès de los pianos”, dice en referencia al fabricante de artículos de lujo.

Fundada en 1807 por el compositor austriaco Ignaz Pleyel, la compañía lleva ya 30 años de pérdidas y redujo su producción de 600 a 30 pianos al año.

Ahora, 90% de las salas de conciertos del mundo usan pianos Steinway. “Están acostumbrados a su sonido potente y no quieren tener una sorpresa cuando toquen en público”, señala François-René Duchable, intérprete de Chopin. “Pleyel contra Steinway es como David contra Goliat”.

China es el mayor fabricante de pianos del mundo, por volumen. Construyó 375,000 pianos en 2007, según la Asociación China de Instrumentos Musicales. Los franceses pueden comprar un piano chino Pearl River por 2,200 dólares. Para un Pleyel, sólo la materia prima cuesta 3,670 dólares.

La tabla de armonía de Pleyel es de abeto rojo de las laderas norte de los montes del valle italiano de Fiemme. Las teclas se hacen de colmillos de mamuts siberianos prehistóricos.

A principios del siglo XX había un centenar de fabricantes de pianos en Francia y la casa original de Pleyel, en Saint Denis, era la mayor del mundo, cuenta Arnaud Marion. Ahora el mercado es más pequeño: al año se venden 10,000 pianos nuevos en Francia, frente a 45,000 hace dos décadas.

En Europa, quedan sólo nueve fabricantes de pianos. La vienesa L Boesendorfer Klavierfabrik, con 179 años de antigüedad, está en venta, y la alemana C. Bechstein Pianofortefabrik fue adquirida en 2002 por la surcoreana Samick Musical Instrument.

Ahora ve
No te pierdas