Aeroméxico va contra las de bajo costo

La aerolínea pide regular a las líneas aéreas de bajo costo y dar más transparencia al sector; advierte que aumentará sus tarifas si prosiguen los incrementos en los precios de combustibles.
Aeroméxico quiere reducir precios de combustibles. (Especial  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Aeroméxico, la mayor aerolínea del país, pidió al gobierno federal poner orden en el mercado de la aviación civil debido a que la política de tarifas, los crecientes costos por combustibles y aeropuertos, y la falta de transparencia provocan pérdidas en todas las aerolíneas.

“Es muy importante poner el dedo en el renglón y ver qué va a pasar, porque esto no es sostenible, y en una industria tan regulada, por supuesto que hay un margen para la autoridad de poner un orden en el mercado”, dijo Andrés Consea, director de Aeroméxico.

Explicó que las líneas aéreas de bajo costo iniciaron operaciones con la ventaja de menores costos laborales, pero en este ambiente de mayores precios del combustible se reduce la ventaja competitiva de ahí que empresas como Volaris anunciaron recientemente un sobrecargo por combustible.

De acuerdo  a Aeroméxico el costo por pasajero alcanza al menos los 750 pesos, que comparados con las tarifas actuales se considera una situación insostenible, al tiempo que daña la competencia con el resto de las aerolíneas.

Volaris por ejemplo ofrece vuelos a 709 pesos desde Toluca a Guadalajara, mientras que Aeroméxico tiene un costo de 1,587 pesos.

Los precios de la turbosina cerraron ayer en 11 pesos por litro, contra los cinco pesos que costaba un año antes.

El ejecutivo incluso solicitó que se de a conocer el origen del financiamiento que para operar obtienen las líneas aéreas de bajo costo.

“De dónde se están financiando estas empresas (…) hoy no hay crédito para ninguna industria a raíz de la crisis hipotecaria de Estados Unidos, habrá que ver qué adeudos tienen con instituciones de Estado, en particular con aeropuertos, con el Seneam, porque claramente no es sostenible financiarse por ese lado”, acusó Conesa.

La compañía demandó cuatro puntos principales para poder sortear la crisis que provocan los altos precios de los combustibles.

1.-Avances en seguridad, que en un ambiente de altos costos de operación se intensifiquen las labores de inspección, pero además, que las líneas aéreas se sometan a auditorías de terceros.

2.- Mayor transparencia, que las aerolíneas no sólo reporten el número de pasajeros transportados y su factor de ocupación, sino que den a conocer al público la edad promedio de su flota y la experiencia de vuelo de su tripulación.

3.-Detener la apertura de cielos que en 2005 abrió rutas a líneas estadounidenses, que en su mayoría redujeron costos laborales por estar en el capitulo 11 de la ley de quiebras y que representan una desventaja para México. Poner atención en los aeropuertos que son los más caros del mundo, que a diferencia de las aerolíneas, su principal cliente, reportan fuertes ganancias mientras los precios del petróleo suben.

4.- Reducir los costos del monopolio del combustible, ya que no solo una empresa lo produce (Pemex), sino que sólo una empresa lo distribuye, y una sola empresa lo comercializa (ASSA).

Precios en Aeroméxico

La compañía advirtió que de continuar los incrementos de precios de los combustibles se verán obligados en aumentar las tarifas al público, las cuales en el primer cuatrimestre del año, dijo, se mantienen estables en comparación al año pasado.

Sin embargo, consideró que ante el rechazo de la Secretaría de Hacienda de disminuir los costos adicionales del la turbosina, que en México es hasta 10% más cara que en Estados Unidos, no habrá compañía que aguante mantener sus tarifas.

Las tarifas tuvieron una tendencia de caída desde 2005, la cual se ha frenado por los aumentos del combustible.

“Tenemos autorización para un sobrecargo de combustible de hasta 1,500 pesos por ruta (…) nosotros tenemos un cargo en vuelos nacionales de 700 pesos”, dijo Conesa.

El ejecutivo dijo que la situación actual del mercado de la aviación se compara con los efectos del 11 de septiembre de 2001. 

China

La línea aérea precisó que el 27 de mayo iniciará los vuelos México-Tijuana-Shangai con dos frecuencias a la semana y una tarifa de alrededor de 17,714 pesos en clase turista, con lo que espera transportar a unos 60,000 pasajeros al año.

“La estrategia y el plan está en las rutas de largo alcance, este vuelo tiene viabilidad operativa y comercial”, dijo José Luis Barraza, presidente de Aeroméxico al destacar que con esta estrategia se busca compensar los altos costos de operación.

Un vuelo de este tipo tiene un costo de 200,000 dólares tan solo de combustible.

Los vuelos a Asia por parte de la compañía mexicana son utilizados en gran parte por brasileños y periuanos que aprovechan la ventaja de no requerir visa para transitar por México, a diferencia de las exigencias migratorias de Estados Unidos.

 

 

Ahora ve
No te pierdas