Presidente de Bear Stearns pide perdón

James Cayne dijo que se "disculpaba personalmente" por la desaparición del banco de inversión; accionistas del banco estadounidense aprobaron la venta de la compañía a su rival JP Morgan Cha
Cayne, en foto de archivo. Los accionistas dicen que ahora s
NUEVA YORK (CNN) -

El presidente del directorio Bear Stearns Cos Inc, James Cayne, dijo a empleados y accionistas que se "disculpaba personalmente" por la desaparición del banco de inversión estadounidense, en la junta en que se aprobó la venta a su rival JPMorgan Chase & Co por 10 dólares por acción.

En una reunión de apenas cinco minutos, en la oficinas de Bear Stearns en Manhattan, Cayne se disculpó y dijo que un "huracán" en los mercados derribó al banco, según los asistentes.

A los periodistas se les excluyó de la sesión, que atrajo a unos 400 accionistas, muchos de ellos empleados.

Un portavoz de JPMorgan Chase dijo a Reuters, tras la reunión, que el acuerdo por 1,500 millones de dólares se completará el viernes, mucho antes de los presupuestado.

Los empleados y accionistas, que vieron como el precio de sus acciones cayó desde un máximo de 173 dólares de enero, fueron en lo esencial obligados a vender sus títulos a un precio de emergencia o enfrentar la bancarrota.

Quienes acudieron dijeron que el triste evento estuvo presidido por una frustración calma. Nadie hizo preguntas o expresó su enojo al presidente ejecutivo, Alan Schwartz, quien dirigió al banco en los últimos seis meses de caída.

"Deberían sentir vergüenza de haber arriado la bandera", dijo el accionista y veterano de la guerra de Corea Arthur Kinaper, quien se referió al enorme emblema que cuelga en el vestíbulo de la sede de la empresa.

Los ejecutivos de Bear no han asumido responsabilidad por los eventos que primero debilitaron y luego llevaron a la firma a un colapso repentino, cuando inversores y socios retiraron sus negocios y su efectivo del banco, que estaba fuertemente expuesto a la crisis de las hipotecas estadounidenses.

"Es un día triste, pero nos sobrepondremos", dijo Schwartz en una breve alocución, según los asistentes.

"Nos alcanzó un huracán", añadió.

Cayne, quien era conocido por su estilo áspero, sorprendió a muchos en la audiencia, cuando expresó su remordimiento. Varios accionistas dijeron que se veía demacrado y delgado.

Ahora ve
No te pierdas