Cemex Venezuela defiende venta activos

La empresa afirma que la venta por 355 mdd fue de acciones en compañías no venezolanas; la cementera argumenta que la nacionalización sólo afectaba activos y operaciones en Venezuela.
Cemex mantiene su programa de emisión de deuda de corto plaz
CARACAS (CNN) -

La filial en Venezuela de la cementera mexicana Cemex, en proceso de estatización, defendió este martes una venta de subsidiarias en el exterior, días después de que el regulador bursátil de Caracas le exigiera explicaciones sobre la operación, cuestionada por accionistas minoritarios.

La enajenación de las unidades sucedió luego de que el presidente Hugo Chávez ordenara en abril la nacionalización de las tres mayores cementeras del país, en una medida que afecta a la suiza Holcim y a la francesa Lafarge, además de Cemex.

Cemex Venezuela informó en un comunicado publicado en la prensa local que vendió por 355 millones de dólares sus acciones en las compañías no venezolanas que opera en Panamá, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Guadalupe.

Los resultados financieros de algunas de estas unidades eran presentados de forma consolidada con los de Venezuela.

La firma argumentó que fue informada de que la nacionalización "sólo afectaba activos y operaciones en Venezuela".

"En virtud de lo anterior y a los efectos de que los estados financieros en Venezuela sólo reflejan las operaciones y los activos venezolanos, Cemex Venezuela procedió a desincorporar las acciones de las compañías no venezolanas que operan en Panamá, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Guadalupe", explicó.

La empresa agregó que la inversión en las operaciones no venezolanas representaban en su conjunto aproximadamente el 30.4% de los activos totales consolidados de Cemex Venezuela.

"Dicha inversión no tenía incidencia alguna en el funcionamiento y operatividad en Venezuela. La enajenación de acciones de las subsidiarias no venezolanas no se decidió por asamblea, ya que legalmente no es requisito de la misma", dijo el aviso.

Sin embargo, accionistas minoritarios dijeron que la desinversión sí debió ser consultada en una junta de inversionistas, dado que su venta afectará el valor total de la empresa y por tanto la compensación que se recibirá de la nacionalización.

Cemex es dueña de casi el 76% de su filial en Venezuela, mientras que la propiedad restante está en manos de miles de accionistas minoritarios.

La firma aseguró que la venta representa un ingreso para el vendedor y no una utilidad distribuible a los accionistas.

La empresa agregó que, además de la venta de las subsidiarias, incorporó a Cemex Venezuela las acciones de una compañía con operaciones de concreto y agregados del oriente del país y recordó que recientemente ordenó un dividendo de 0.46 bolívares por acción, pagadero en cuatro cuotas.

Dijo que parte de un dividendo aprobado en mayo de 132 millones de dólares, por la utilidad de las subsidiarias en el exterior, equivale a la ganancia que se hubiera generado en Cemex Venezuela de haberse vendido tales unidades en 850 millones de dólares, la que sólo se hubiera podido repartir en el 2009.

Ahora ve
No te pierdas