InBev enfrenta oposición en EU

El intento de la cervecera belga por adquirir Anheuser fue cuestionado por legisladores; lo cierto es que la oferta da una gran ganancia a los accionistas de la firma que hace Budweise
SAN LUIS, MISURI, EU (AP) -

La cervecera belga InBev ofrece una buena ganancia a los accionistas de Anheuser-Busch Cos. Inc., pero su intento de crear la mayor compañía cervecera del mundo enfrenta oposición en Estados Unidos.

''Esto causará mucha angustia y preocupación. A fin de cuentas, este acuerdo no requiere de mucha autorización de los organismos reguladores'', señaló el abogado de fusiones y adquisiciones de la firma legal Fenwick & West de San Francisco, Douglas Cogen.

Dos legisladores del estado de Misuri protestaron la oferta de InBev SA. Sus opiniones, sin embargo, no tienen mucho peso en el acuerdo y la compraventa podría ser aprobada por las autoridades antimonopólicas.

InBev SA, cuyas marcas incluyen Beck y Stella Artois, hizo un ofrecimiento hostil por 46,000 millones de dólares, o 65 dólares por acción, por Anheuser-Bush, que produce Budweiser, Michelob y Bud Light.

La oferta, revelada después del cierre de los mercados el miércoles, fue de 11,3% por encima del precio de cierre de las acciones de la firma, con sede en San Luis, Misuri, de 58.35 dólares.

Había subido 2% por la tarde, cuando la CNBC circuló rumores sobre el ofrecimiento. El jueves por la mañana las acciones de Anheuser-Busch subieron 3.82 dólares, el 6.6%, a 62.17 dólares.

Estrategia

Hay indicios que la cervecera estadounidense intentará impedir la compra. El diario Wall Street Journal informó el jueves que la empresa ha comenzado negociaciones con la cervecera mexicana Grupo Modelo SAB en torno a una posible fusión.

El diario citó a fuentes anónimas, las cuales dijeron que en las últimas semanas un dirigente de la Anheuser-Busch llamó al presidente ejecutivo del Grupo Modelo, Carlos Fernández, para alcanzar un acuerdo.

Anheuser-Busch ya tiene una participación de aproximadamente el 50% en Grupo Modelo, aunque no detenta el control, y si las compañías se fusionaran, la empresa combinada sería demasiado grande para que InBev pudiera adquirirla.

Una vocera de Anheuser-Busch informó que nadie en la empresa podía comentar nada al respecto.

Sin embargo, la cervecera mexicana emitió un comunicado en el que informó que ''Grupo Modelo seguirá muy de cerca el desarrollo de las negociaciones que se lleven a cabo entre Anheuser-Busch e InBev.

Si las dos cerveceras llegaran a un acuerdo, Grupo Modelo tomaría las decisiones que fueran necesarias para el beneficio de la empresa y sus accionistas, en apego a las condiciones del contrato que rige nuestra relación con AB''.

''El objetivo de Grupo Modelo es continuar siendo una empresa orgullosamente mexicana y que produce cervezas de la más alta calidad en México para mercados en todo el mundo'', agregó.

El presidente de relaciones con la prensa de Grupo Modelo, Alvaro Zarza, se negó a hacer comentarios sobre las recientes conversaciones entre Fernández y los directivos de Anheuser-Busch.

Por su parte, el presidente ejecutivo de InBev, el brasileño Carlos Brito, pasó buena parte de una conferencia telefónica la mañana del jueves intentando tranquilizar los temores políticos y regulatorios producidos por la oferta de compra hostil.

Brito indicó que la empresa que resultaría de la compra de Anheuser-Busch por parte de InBev -que se convertiría por mucho en la empresa cervecera más grande del mundo- no violaría las leyes antimonopólicas porque combinaría a cerveceras que operan en mercados geográficos diferentes.

Asimismo, rechazó la idea de que se perderían empleos en Estados Unidos y prometió que no cerraría ninguna de las plantas cerveceras de Anheuser-Busch.

Silencio

Los directivos de la cervecera estadounidense han guardado silencio en torno al acuerdo. La compañía dijo el miércoles que su consejo directivo consideraría la oferta y respondería a InBev ''en el momento adecuado'', aunque no amplió la información.

Sin embargo, aunque la oferta parece ser muy buena, pues sería una manera de acrecentar el valor de AB en el mercado bursátil, generó reacciones negativas de los dos senadores por Misurí que se oponen al acuerdo.

El senador republicano Kit Bond envió una carta el jueves al secretario de Justicia Michael Mukasey, pidiéndole que vigilara de cerca esta adquisición.

''La propuesta de compra extranjera por la Anheuser-Busch me preocupa, pues genera temas de discusión antimonopólicas bajo la ley actual al poner una importante presencia del mercado estadounidense en manos de unos cuantos competidores'', indicó la carta de Bond.

La senadora demócrata Claire McCaskill señaló que estaba ''nerviosa'' con esa oferta, y planeaba enviar una carta al consejo directivo de la Anheuser-Busch para pedirles que no avance el proceso de compra-venta.

''En nombre mío y de todos nuestros amigos a los que nos gusta tomar una Bud Light todos los veranos, esto nos angustia mucho'', indicó la legisladora.

El gobernador republicano Matt Blunt dijo el miércoles que se opone al acuerdo e instruyó al Departamento de Desarrollo Económico de Misurí averiguar si hay forma de detenerlo.

''Me opongo firmemente a la venta de Anheuser-Busch, y el ofrecimiento de hoy de comprar la compañía me resulta profundamente inquietante'', dijo Blunt en una declaración.

Han aparecido varios sitios en Internet que manifiestan su oposición por motivos patrióticos. Uno de ellos, llamado SaveAB.com, fue iniciado por el ex jefe de gabinete del gobernador, Ed Martin.

''Los accionistas deberían resistirse a elegir dólares en detrimento de empleos estadounidenses'', dijo Martin en una declaración el miércoles por la noche.

''Venderse a los belgas no vale la pena, porque esto es algo más que cerveza: se trata de nuestros empleos y nuestra nación''.

Ahora ve
No te pierdas