Infeliz aniversario para CEO de Yahoo!

El polémico Jerry Yang cumple este miércoles un año como presidente ejecutivo del sitio de Inte su determinación por mantener la independencia de Yahoo! a toda costa puede ser su tumba.
Las esperanzas de que el co-fundador de Yahoo rejuveneciera
Yi-Wyn Yen
SAN FRANCISCO -

Jerry Yang celebra este miércoles su primer aniversario como CEO de Yahoo. Pero mientras el jefe máximo de Yahoo ha preservado la independencia del sitio pionero en Internet que él mismo fundó, lo más seguro es que no reciba muchas felicitaciones por el trabajo que ha realizado.

Estos días, difícilmente alguien ve en Yang al “salvador” que todo mundo esperó hace un año.

Bajo la batuta de Yang, las acciones de Yahoo perdieron 16.5% de su valor de mercado y la firma se ha convertido en un blanco para las compras hostiles. Luego despertó la ira de los accionistas cuando rechazó la oferta de Microsfot para comprar la compañía a un precio de 33 dólares por acción (un bono de 72% respecto a la cotización en la Bolsa).

Ahora enfrenta demandas de los tenedores de acciones y una campaña en su contra como la emprendida por Carl Icahn, quien está amenazando con maniobrar para correr a Yang y su cuerpo directivo.

Por si fuera poco, Yahoo también sufre una sangría de talentos, luego de que un grupo de ejecutivos e ingenieros se han marchado hacia nuevos sitios de Internet o han sido “pirateados” por su acérrimo rival Google.

Las torpezas que ha cometido Yang han llevado a varios empleados a preguntarse qué tan competente resultó el fundador de Yahoo como presidente de la empresa.

“No creo que sea el tipo adecuado para este rol”, dijo un viejo empleado de Yahoo que ocupa un puesto de mediano nivel. “Yo tenía muchas esperanzas en Jerry al principio. Pero toda esta saga con Microsoft me ha dejado desilusionado y hay mucha gente aquí bastante enojada”.

Yang, un ingeniero de 39 años de edad que pocas veces usa corbata, probablemente nunca visualizó que su primer año sería algo como lo que pasó. Hace doce meses, Yang era visto ampliamente como la decisión correcta para reemplazar a Terry Semel, el CEO de Hollywood que pasó seis años moldeando a Yahoo como una compañía de medios. Yang tenía el conocimiento del Valle del Silicio que Semel nunca tuvo y se esperaba que pudiera “rejuvencer” a la compañía.

La firma declinó que Yang fuera entrevistado para este artículo, pero la presidenta de Yahoo, Susan Decker, dijo a Fortune que el CEO “es absolutamente la persona adecuada para este tiempo”.

“Él es enormemente paciente acerca de la compañía”, dijo Decker. “Él es el visionario de Yahoo”.

Decker dijo que ella está impresionada con la forma como Yang –cuya participación accionaria en Yahoo vale unos 1.2 miles de millones de dólares- manejó la situación con la oferta de Microsoft y la posterior retirada de la oferta por parte de la firma de Bill Gates.

“Tiene una visión firme de hacia dónde quiere llevar a Yahoo y tiene la pasión, el compromiso y la energía para llegar ahí”, dijo.

Nadie duda de la pasión de Yang, pero algunos se cuestionan si el celo de Yang por mantener a Yahoo independiente nubló su juicio y su obligación de actuar en el mejor beneficio de los accionistas. Una abrumadora mayoría de analistas en Wall Street favorecían la venta a Microsoft.

“Jerry debió haber tomado la oferta de Microsoft. Era algo racional. Él es un hombre racional pero no se comportó de esa manera”, dijo un ex ejecutivo de Yahoo que recientemente se marchó de la empresa.

Yahoo y su consejo directivo finalmente decidieron que la compañía estaría mejor si se mantenía independiente. El jueves pasado, la empresa anunció que finalizó las conversaciones con Microsoft. Como una alternativa a vender la firma, Yang inmediatamente anunció un acuerdo con Google para colocar avisos proporcionados por su rival junto a los resultados de sus búsquedas en sus sitios de Internet. “Esto coloca a Yahoo en el camino más rápido” para capturar más dólares por publicidad online, dijo Yang en una conferencia la semana pasada.

Sus críticos dicen que Yahoo terminó en los brazos de Google porque Yang ha sido lento en revitalizar Yahoo para competir contra Google en el terreno de la publicidad. Inicialmente falló en sacudirse al equipo gerencial que heredó de Semel, pese a haber proclamado que no había “vacas sagradas”.

Luego, a finales de enero y tras seis meses como CEO, Yang les dijo a los accionistas que Yahoo invertiría fuertemente para desarrollar una nueva plataforma para combinar su sistema de búsquedas Panama con la publicidad. Las dudas acerca de la capacidad de Yahoo para ejecutar esa estrategia llevaron el precio de las acciones a su menor nivel en tres años, y allanaron el camino para que Microsoft lanzara su oferta de compra no solicitada por 44.6 miles de millones de dólares.

Algunos empleados dicen que se han frustrado por la incapacidad de Yang para volver a Yahoo un jugador relevante. “Había mucha emoción por las cosas nuevas que iba a hacer Jerry, pero después de un tiempo nada sucedió y nada cambió. (…) Perdí la confianza en su liderazgo”, dijo un ex ejecutivo de Yahoo que se marchó esta primavera.

Pese a los esfuerzos de Yang por retener talento, la fuga de ejecutivos ha sido persistente. Este lunes las empresas Accel Partners y Greylock Partners anunciaron que Jeff Weiner –quien se encarga de las operaciones de las redes de Yahoo- se convirtió en su nuevo ejecutivo. Reportes de prensa recientes confirmaron que pronto se marchará también Usama Fayyad, jefe del departamento de datos de Yahoo.

“Esperamos que la salida de ejecutivos de Yahoo se acelere conforme el precio de sus acciones siga cayendo y sus planes de compras de acciones no sean tan atractivos”, escribió el viernes pasado la analista de Soleil Securities, Laura Martin.

Tratar de frenar la fuga de cerebros y rejuvenecer a una compañía con 14,000 empleados en sólo 12 meses es una tarea extremadamente difícil para cualquiera, especialmente si se toma en cuenta que el desempeño operacional de Yahoo se ha deteriorado en los últimos dos años.

La analista de Thomas Weisel Partners, Christa Sober Quarles, afirma que Yang heredó fuertes deficiencias organizaciones. “Jerry necesita recortar a la mitad de los vicepresidentes que hay allí, pero eso sería como cortarse su propio brazo”, dijo.

Un reemplazo para Yang tampoco traería resultados suficientemente rápidos para arreglar las cosas al interior de Yahoo. “La empresa puede colocar alguien como Jonathan Rosenberg (el ejecutivo líder de Google en el área de productos) o como Omid Kordestani (la cabeza de ventas globales de Google), pero eso no será una panacea para hacer que todo sea de repente mejor. Yahoo necesita de dos a tres años o más para componerse”, dijo Quarles.

Pero a los inversionistas les queda poca paciencia con Yang y sus grandes planes ahora que Microsoft ya no está en el horizonte (al menos por ahora). Los accionistas harán oír su voz en la reunión anual del 1 de agosto en San Jose, California. Si Icahn tiene éxito en reemplazar al consejo directivo de Yahoo, muy probablemente hará que despidan a Yang como CEO. Icahn no devolvió las llamadas para ser entrevistado para este artículo.

Y aun si Yang se las arregla para sobrevivir esta marea en su contra, aun si logra el apoyo de los accionistas y aun si hace que funcione el acuerdo con Google… las cosas no serán fáciles para él.

“Jerry tendrá que demostrar en todo 2009 que la mejor opción para Yahoo era mantenerse solo. Si él piensa que está bajo presión ahora, será mejor que espere ver lo peor el próximo año”, dijo Mark May, analista de Needham & Co.

Ahora ve
No te pierdas