Alza de crudo llevaría empresas a México

La firma AMB Property dijo que el alto precio del combustible acercaría fábricas a EU; así varias empesas aprovecharían la cercanía de México con ese país para instalarse, apuntó.

Los altos precios de los combustibles obligarían a varias compañías a acercar sus fábricas y depósitos a Estados Unidos, una tendencia que probablemente beneficie a México, dijo el martes el presidente ejecutivo de AMB Property Corp.

Los elevados precios de los combustibles han hecho que algunos fabricantes revalúen sus ubicaciones. Con el barril de petróleo a más de 135 dólares, estos están evaluando el costo de la mano de obra contra el de los envíos, afirmó el presidente y presidente ejecutivo de AMB Property, Hamid Moghadam, en una conferencia inmobiliaria.

"Pienso que México podría ser el más beneficiado", sostuvo.

La escalada de los costos de los combustibles podría afectar no sólo el lugar en que son fabricados los productos, sino también la forma en que son transportados y almacenados. Aunque las modificaciones no serían totales, sí habría cambios graduales debido a que los costos de los combustibles superan los gastos de mano de obra y de arriendo, agregó.

"No será un cambio total de la cadena de suministro", indicó.

Sin embargo, como los altos costos laborales en Estados Unidos y una falta de infraestructura probablemente obstaculizarán un rebote en la capacidad manufacturera de ese país, México podría beneficiarse porque los fabricantes buscarán reducir los costos de envío.

"Tienen la combinación de mano de obra barata y la gran proximidad al mercado estadounidense frente a China, que posee la mano de obra barata pero obviamente está mucho más lejos", explicó Moghadam.

México ya fabrica productos que van desde fármacos y alimentos hasta televisores de pantalla plana y partes de automóviles, agregó.

El almacenamiento y la distribución también podrían pasar de lugares alejados pero con arriendos baratos a ubicaciones más cercanas a los lugares donde compran los consumidores. Los nuevos depósitos y los centros de distribución serían más altos en vez de enormes construcciones ubicadas en lugares escasamente poblados.

"Hoy, con el crudo a 135 dólares el barril, las matemáticas favorecen los trayectos más cortos", señaló Moghadam. "Es probable que estén más cerca del centro urbano. Pagarán un mayor arriendo, pero más que lo compensarán al tener un mayor ahorro energético", agregó.

Ahora ve
No te pierdas