Clima puede enfriar o calentar negocios

El 30% del PIB de los países desarrollados depende del estado del tiempo, según datos de un est Metnext creó un seguro de riesgo meteorológico que alerta del impacto del clima en las compañía
El clima incide directamente en el repunte o descenso de ven
Marco Appel
PARÍS, Francia -

Cuando una gran canícula azotó Francia, en el verano de 2003, las chocolaterías lucían vacías. Con temperaturas de 40 grados, era lo que menos querían los franceses. En ese tiempo, las ventas del producto cayeron 65%, mientras que las de cerveza subieron como espuma en un tarro.

El clima siempre ha sido un factor en los negocios. De acuerdo con estudios macroeconómicos del observatorio meteorológico francés, Météo-France, 30% del Producto Interno Bruto (PIB) de los países desarrollados depende del estado del tiempo. Sin embargo, hasta ahora, con la creciente preocupación por el cambio climático, es que su impacto comienza a tomarse más seriamente en las políticas de venta de las empresas europeas.

Muchas tenían conciencia de su meteosensibilidad, pero abordaban la cuestión de manera empírica: saben que se vende más agua cuando hace calor, pero son incapaces de cuantificar la variabilidad de sus ventas en función de la temperatura, explica Dominique Lapeyre de Chavardes, presidenta de Metnext, una empresa líder en la gestión del riesgo meteorológico, una novedad dentro del mercado de los productos ambientales.

Metnext es una asociación entre Météo-France y la firma que gestiona la Bolsa nacional, Nyse Euronext, y cuenta con el conocimiento para anticipar que la subida de un grado centígrado en los termómetros significa para una marca de cerveza que sus ventas pueden crecer 1.2% en el norte de Francia y 5.2% en el sur. La compañía trabaja para una veintena de clientes, como Électricité de France, la proveedora de energía verde Poweo y la cerveza tahitiana Hinano. Aunque su mercado principal es el francés, también trabaja en Alemania, Nueva Caledonia y la Guyana Francesa. En este negocio no hay fronteras, y México no está lejos de la Guyana, comenta Pascal Bouquet, director comercial de Metnext.

La empresa realiza diagnósticos individuales de la meteosensibilidad del cliente, y le ofrece un sistema de envíos de análisis y previsiones de demanda, ventas, consumo o volumen de existencias en función de escenarios diarios, semanales o mensuales. Los precios oscilan desde algunas centenas a miles de euros por mes, según la complejidad del servicio seleccionado, explica Bouquet.

La compañía ha ido más allá y ha creado un nuevo producto financiero en el mercado europeo: los seguros de riesgo climático. Metnext tiene el proyecto de incursionar en EU, donde el banco suizo UBS ofrece desde hace un año un producto parecido, basado en su propio índice de calentamiento global (Global Warming Index).

A diferencia de las pólizas de cobertura meteorológica actuales, que se fundan sobre la evaluación de los daños posterior al siniestro, la que propone Metnext impone las condiciones de compensación con anterioridad.

De esta forma, una empresa textil, con base en el índice Metnext, puede prever una cifra de negocios de 30 millones de euros en el verano, con una variación máxima de 5 millones. Así, la compañía puede contratar con el banco o su aseguradora un derivado climático. En caso de que sus ingresos sean inferiores a 25 millones de euros, su seguro le da una indemnización. Claro, siempre y cuando los expertos de Metnext determinen que fue el clima el causante de las pérdidas no previstas.

Ahora ve
No te pierdas