Industriales desafían a autoservicios

Productores de alimentos y bienes propondrán una ley para reglamentar las prácticas comerciales denuncian que los obligan a regalar mercancía y les devuelven alimentos caducos.
Comerci, en la incertidumbre por la renegociación de su deud
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los industriales mexicanos se enfrentarán a las cadenas de tiendas de autoservicio para “defenderse” de las prácticas comerciales, que, dicen, son abusivas y no se reflejan en un beneficio para el consumidor.

Con una propuesta a legisladores para crear una ley para las prácticas comerciales, la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) inicia una nueva batalla contra la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, que agrupa, entre otras, a las cadenas Wal-Mart de México, Comercial Mexicana y Soriana.

“Estas tiendas tienen 10 o 20 años haciendo prácticas gangsteriles, son gángsters nada más les falta la pistola para ser 100% gángsters”, dijo en entrevista Ismael Plascencia, presidente de la Concamin, la agrupación más grande de industriales de México.

“No es posible que te cobren un stand donde están tus productos; que abran una tienda y les tengas que surtir 15 días de productos gratis; que te regresen mercancía caducada, porque no las vendieron; que se haga publicidad y metan de gancho a tu producto y te cobran a ti sin decirte”, dijo Plascencia.

“Si los proveedores fueran víctimas de todas estas malas prácticas de forma recurrente, de forma constante, pues no habría productos en los anaqueles”, dijo en entrevista por separado Vicente Yáñez, presidente ejecutivo de la ANTAD.

En su defensa el organismo que agrupa a las 100 cadenas más importantes del comercio al menudeo destacó que sin la proveeduría el sector detallista no hubiera crecido a tasas de 9.5% anual en los últimos 15 años.

Yáñez asegura que el 85% de las mercancías que se venden en los autoservicios es de origen nacional y 15% de importación.

Sin embargo, la Concamin acusa que este crecimiento de las tiendas de autoservicio se sustenta en contratos de “chantaje” con el supuesto beneficio al consumidor final.

Plascencia dijo que los autoservicios tienen altos márgenes de ganancias debido a las condiciones que imponen a sus proveedores.

“Compramos unos zapatos tenis en una de las tiendas de autoservicio que costaron 190 pesos, revisamos su fracción arancelaria, su origen, y descubrimos que los compraron en nueve dólares”, puso como ejemplo el dirigente industrial.

De ahí que la Concamin impulsa una ley similar a la que en 2005 propuso el entonces senador Fauzi Hamdan pero que fue rechazada en comisiones ante el cabildeo de la ANTAD.

“Una ley de ese tipo aplicaron en España y mantiene detenidos más de 3,500 millones de dólares en inversiones por regular territorios, días de descanso y periodos de oferta”, dijo Yáñez.

La iniciativa de ley propuesta hace tres años buscaba regular las relaciones entre comerciantes y proveedores para impedir abusos de los grandes establecimientos. 

Las ventas de las casi 100 cadenas de autoservicios y departamentales afiliadas a la ANTAD, se estima, equivalen a 1.42%  del Producto Interno Bruto y representan alrededor del 27% de las ventas al menudeo en el país, el resto es del comercio en pequeño.

Revive el conflicto

El origen del conflicto en este año se remonta al programa de descuentos de 300 productos que a finales de enero presentó la ANTAD y que pretendía detener el impacto en el alza de los precios de las gasolinas, pero que los industriales consideraron un castigo al obligarles a mantener precios (y ni siquiera ser mencionados).

En junio pasado, el presidente Felipe Calderón solicitó a los industriales un programa para apoyar a la lucha contra la inflación, por lo que 34 socios de la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca) decidieron fijar el precio a 140 artículos de ciertas presentaciones, pero su cumplimiento depende de cada establecimiento comercial.

“Ellos ahora que sube la inflación que han hecho, porque no salen”, dijo Plascencia.

“Lo que menos quisiéramos es entrar en un esquema de control de precios, hay un programa permanente de apoyo a la economía familiar (en ANTAD)”, respondió Yáñez.

La Concamin destaca que el avance de los autoservicios representa para la economía un juego de doble cara, si bien fortalece la formalidad del comercio, también obliga al cierre de los negocios aledaños a los establecimientos de los socios de ANTAD los cuales, dice el organismo, crean empleos con bajos salarios.

 

Ahora ve
No te pierdas