InBev con todo para adquirir Anheuser

Tras semanas de enfrentamiento la cervecera belga cedió a su puja por su símil estadounidense; hasta el momento las dos empresas se han negado a confirmar si hubo un incremento en la oferta.
La belga InBev podría haber aumentado el valor de su oferta
NUEVA YORK (Notimex) -

Tras semanas de enfrentamiento, la cervecera belga InBev cedió en su puja por la estadunidense Anheuser-Busch y aumentó su oferta de compra, con lo que es más que probable que consiga ahora su objetivo de forma amistosa.

Aunque ninguna compañía lo ha confirmado públicamente, diversos medios reportaron el viernes que InBev había aumentado su oferta sobre la mesa, valorada inicialmente en 46,300 millones de dólares, en 5 dólares por acción, hasta llegar a los 70.

Una cifra que Anheuser-Busch, que posee casi el 50% de la mexicana Modelo, consideró insuficiente desde el principio.

A pesar de que las nuevas negociaciones podrían finalmente descarrilar –según señalaron fuentes anónimas cercanas a ambas firmas citadas por los medios-, los analistas consideran que con este paso cada vez está más cerca la fusión.

Anheuser-Busch, fabricante entre otras marcas de Budweiser, acabaría así con sus 156 años de independencia.

InBev, con etiquetas como Stella Artois, Beck´s o Bass, se convertiría en la cervecera más grande del mundo por volumen de ventas, superando a la británica SABMiller.

De producirse la operación, la nueva compañía tendría 36 mil millones en ventas anuales.

"Va a ver mucha presión sobre la junta directiva para que acepte la oferta de los 70 dólares. En estos momentos, no hay realmente demasiados obstáculos (para la compra)", dijo Ann Gilpin, analista de la firma Morningstar, en Bloomberg Radio.

Una buena señal de la acogida de la nueva oferta fue la fuerte subida que experimentaron ambas compañías en la bolsa.

Las acciones de Anheuser Busch se dispararon un 8.6% hasta los 66.50 dólares en Nueva York, la de InBev un 7.4% hasta los 44.50 euros en Bruselas.

Los 70 dólares ofrecidos son 11 veces más que las previsiones de ganancias (antes de intereses, impuestos y amortizaciones) de la estadunidense para 2009.

"Cinco dólares más es mucho dinero y hace que dos enemigos se puedan poner de acuerdo", dijo Jack Russo, estratega de Edward Jones & Co.

Y es que desde que InBev lanzara su oferta hostil, se han producido varios desencuentros y enfrentamientos entre ambas.

Una batalla que llegó recientemente a los tribunales cuando la belga pidió a un juez federal que le dijera quienes de los 13 ejecutivos de la junta directiva de su rival podrían ser despedidos sin motivos. InBev propuso de paso su propia junta directiva.

Por su parte, la estadunidense puso una demanda considerando la oferta ilegal y mal financiada.

La familia Busch, que no tiene el control suficiente como para bloquear la compra, estuvo dividida sobre la oferta inicial.

Este viernes, tras los reportes de la nueva puja, Adolphus Busch IV, descendiendo del fundador de la compañía, dijo que "mucha gente piensa que esta fusión sería fantástica para las dos partes".

Los que no están del todo de acuerdo son algunos políticos locales de Missouri –la cervecera tiene su cuartel general en St. Louis- porque temen que la pérdida de independencia traerá despidos y otros reajustes que repercutirán en la localidad.

Hasta el candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, señaló esta semana que sería "una verguenza" que una compañía extranjera se hiciera con ella.

Las peticiones para que no se venda han llegado también a Internet, con una web (savebudweiser.com) en la que simpatizantes están recogiendo firmas como medida de presión.

Sin embargo, analistas como Tom Pirko, de la consultora Bevmark, señalaron que si finalmente es adquirida, Anheuser-Busch "pasará a funcionar como lo hacen las compañías globales".

"La era dorada del nepotismo llegará probablemente a su fin", dijo en alusión a la familia Busch, que dirige la empresa aunque no la controle del todo.

Ayudando a llevar adelante las negociaciones para la adquisición están algunos de los mayores accionistas de Anheuser, incluido el multimillonario Warren Buffet.

Ahora ve
No te pierdas