La crisis inmobiliaria alcanza a España

La suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa representa la mayor quiebra corporativa en ese país; expertos temen que tras este anuncio más inmobiliarias se enfrenten a serios problemas financie
Martinsa-Fadesa tiene varios proyectos en México. (Cortesía  (Foto: )
MADRID (AP) -

La burbuja del mercado inmobiliario español acaba de experimentar su primera crisis local: Martinsa-Fadesa, una empresa constructora que fue símbolo en la era “del dinero barato” se declaró este martes en bancarrota al amparo de acreedores, la mayor quiebra en la historia corporativa del país.

La bancarrota es considerada potencialmente la punta del iceberg en un sector que hasta hace un año disfrutó de beneficios fabulosos gracias a los bajos intereses bancarios.

Y ante la contracción del mercado inmobiliario en Estados Unidos, Gran Bretaña y otros lugares, los españoles se preguntan ahora si el gobierno intervendrá para rescatar al sector. Hasta ahora, La Moncloa, le sede del presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado renuente.

La inmobiliaria con presencia en México y República Dominicana decidió suspender pagos y pedir la protección de las autoridades para enfrentar una deuda enorme de 5,000 millones de euros (8,000 millones de dólares).

Con casi 11,000 millones de euros (17,400 millones de dólares) en bienes, Martinsa-Fadesa es una de las constructoras mayores de España.

La venta de viviendas nuevas ha quedado ahora prácticamente paralizada debido al encarecimiento de las tasas de interés y las restricciones del crédito, todo ello a consecuencia del desplome de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos.

Alejandro Varela, gerente del fondo de inversiones madrileño Renta 4, dijo el martes que Martinsa-Fadesa no es la primera constructora española afectada por el colapso del mercado de bienes raíces pero sí la mayor y un augurio de lo que pueden esperar firmas de todos los tamaños.

''Si sucede esto con una de las grandes, quién sabe lo que está pasando con los promotores medianos y pequeños'', dijo en una entrevista Varela.

''El problema es la deuda. Estas empresas crecieron muy deprisa gracias a la generosa financiación del sector bancario'', agregó.

El gobierno informó el martes que los precios de la vivienda cayeron al ritmo anual del 3% en el segundo trimestre, la peor actuación en una década.

En los últimos años, el sector de la construcción y su industria auxiliar contribuyeron al 18% del Producto Bruto Interno del país. Según el gobierno crecerá este año un poco menos del 2%, frente al 3.8 en el 2007, aunque los economistas privados creen que la cifra será muy inferior.

Martinsa-Fadesa perdió 85 millones de euros (135 millones de dólares) en el primer trimestre, frente a unos beneficios de 413 millones de euros (654 millones de dólares) en el mismo periodo del año pasado.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo que el sector inmobiliario español necesita un periodo de ajuste.

En lugar de intervenir en misiones de rescate en casos como éste, Sebastián cree más conveniente que el gobierno socialista compre las tierras de las que desean desprenderse las constructoras, para levantar en ellas viviendas de protección oficial.

Ahora ve
No te pierdas