Brasil prepara un largo paro petrolero

Trabajadores petroleros culminarán el viernes un paro, pero preparan una protesta más prolongad el cese de labores y una huelga de cinco días en Campos no afectaron la producción de Petrobras
R͍O DE JANEIRO (CNN) -

Los petroleros de Brasil ingresaron el viernes al último de dos días de un paro nacional que no buscó detener la producción, mientras preparan una protesta más prolongada que golpearía el bombeo.

El paro, exigiendo una mayor participación de los empleados en las ganancias de la petrolera estatal Petrobras, termina junto a una huelga de cinco días en la cuenca marítima de Campos, que tampoco tuvo un impacto sensible en la producción.

Los trabajadores de la Cuenca de Campos, que aporta el 80% de los 1.8 millones de barriles por día de crudo que produce Brasil, reclaman separadamente que se contabilice como laboral la jornada que emplean en viajar a tierra.

En ambos casos, Petrobras puso en marcha planes de contingencia y afirmó en un comunicado que "la producción no fue afectada" por el paro de 48 horas, convocado por la Federación Única de Petroleros (FUP).

Petrobras insistió en un comunicado difundido el jueves de noche que su propuesta de participación de los empleados en los beneficios del 2007, entregada el 9 de julio, "obedece al límite máximo determinado por los organismos de control".

La FUP ya había rechazado esa oferta y amenazó con iniciar una huelga de al menos cinco días a partir del 8 de agosto, a nivel nacional, con paralización de la producción.

La federación exige una participación de los trabajadores en las ganancias de la estatal de al menos un 18%, mientras Petrobras ofrece un 12.5%.

José Genivaldo Silva, director de la FUP, dijo a Reuters que a partir del sábado asambleas regionales discutirán la realización de otro paro y que la tendencia es por su aprobación.

"El día 25 (con los resultados de las asambleas), vamos a decidir el tamaño y la forma de la huelga y dejar todo arreglado para que el movimiento sea exitoso", afirmó.

Cuando comenzó la huelga de cinco días en la Cuenca de Campos el lunes, la producción se redujo en 136,000 barriles, pero el inmediato plan de contingencia adoptado por Petrobras normalizó el bombeo pocas horas después.

"Vamos a sentarnos hoy (viernes) para ver donde hubo fallas y donde hubo aciertos, para no tener problemas cuando entremos con la huelga mayor", dijo Silva.

Según el sindicalista, un paro prolongado afectará la producción, aunque Petrobras ponga en marcha sus planes de contingencia, porque también se afectarían las refinerías y terminales de carga.

"Si la huelga es por tiempo indeterminado, la propia empresa tendrá que reducir la carga procesada en las refinerías para evitar el riesgo de trabajar con poca gente, en lugar de con un equipo completo, como hizo ahora con el paro de cinco días", afirmó.

La FUP realizó en el 2001 un paro de cinco días que redujo seriamente el bombeo, pero desde entonces los sindicatos y Petrobras han resuelto sus diferencias sin huelgas que hayan afectado la producción.

Ahora ve
No te pierdas