Petroleras se preparan ante 'Dolly'

Exxon y Anadarko interrumpieron parte de su bombeo de crudo y gas natural en el Golfo de México Apache, BP, Chevron y Shell comenzaron la evacuación de sus instalaciones debido a la tormenta.

Algunos productores petroleros en el Golfo de México comenzaron a interrumpir el martes una pequeña porción de su bombeo de crudo y gas natural en las plataformas costa fuera, ante el paso de la tormenta tropical Dolly.

De acuerdo a los meteorólogos, Dolly tocaría tierra el miércoles en la frontera de Estados Unidos y México.

El crudo cayó a un mínimo de seis semanas en la Bolsa Mercantil de Nueva York debido a que Dolly, que se convertiría en un huracán antes de tocar tierra, esquivaría las principales instalaciones petroleras.

La gigante energética Exxon Mobil Corp dijo que interrumpió el bombeo de 10,000 barriles de crudo por día (bpd) y de 40 millones de metros cúbicos de gas natural por día (mcd). Anadarko Petroleum Corp, por su parte, dijo que suspendió la producción del equivalente a 30,000 bpd en la zona oeste del Golfo de México.

Esa cantidad, la única informada hasta el momento por los productores energéticos, es una fracción del bombeo en la región, que alberga una cuarta parte de la producción estadounidense de petróleo y el 15% de la de gas natural.

Apache Corp dijo que evacuó a todos los trabajadores en la zona oeste del Golfo de México, pero precisó que aún no interrumpía la producción. BP Plc, Chevron Corp y Shell Oil Co también anunciaron que comenzaron a evacuar empleados de las plataformas costa afuera, pero que todavía no suspendían el bombeo.

Si bien la trayectoria de Dolly la llevará lejos de las áreas con mayor concentración de plataformas de producción, la tormenta aún representa una potencial amenaza para tres refinerías en Corpus Christi, Texas.

Valero Energy Corp y Citgo Petroleum Corp precisaron que seguían de cerca el desarrollo de la tormenta y que comenzaron a preparar sus instalaciones, pero que las operaciones permanecían en sus niveles habituales.

Aunque las temporadas de huracanes del 2006 y del 2007 afectaron muy poco las áreas petroleras costa afuera, las compañías se han preparado para la posible repetición de la del 2005, cuando los ciclones Katrina y Rita interrumpieron temporalmente una cuarta parte de la producción estadounidense de combustibles, lo que impulsó los precios a niveles históricos.

Ahora ve
No te pierdas