Pemex no tiene régimen confiscatorio

Hacienda dice que es falso que el sistema fiscal de la paraestatal sea a favor de grandes empre asegura que su régimen permite aumentar los montos de inversión anualmente.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sostuvo que es falso que el régimen fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex) sea "confiscatorio" o que esté diseñado para evitar que las grandes empresas paguen impuestos.

En el Informe Semanal de su Vocería, explicó que no se puede calificar de "confiscatorio" un régimen fiscal que es comparable con el de otras empresas competidoras como Royal Dutch-Shell, Chevron-Texaco, Statoil y Petrobras.

Además, afirmó, el régimen fiscal de la petrolera mexicana permite incrementar los montos de inversión año con año para alcanzar niveles internacionales, y está demostrado que no es la causa de las pérdidas actuales de Pemex.

Por otro lado, las cifras demuestran que la recaudación fiscal en México se concentra en los contribuyentes de mayores ingresos, por lo que el régimen tributario de Pemex no es ningún instrumento para evitar que las grandes empresas paguen impuestos.

Aseguró que a raíz de los cambios recientes al régimen fiscal de Pemex, la carga fiscal que enfrenta ha bajado de manera importante (más de 190,000 millones de pesos durante 2006 y 2007), con lo cual han aumentado los recursos del organismo para sanear sus finanzas, elevar sus montos de inversión y generar utilidades después de impuestos.

La inversión en la empresa se está recuperando gradualmente. Para el periodo 1983-2000, el promedio de inversión fue de 2.9 mil millones de dólares anuales, mientras que para el periodo 2001-2007, el promedio de inversión alcanzó 9.5 mil millones de dólares al año.

En específico, señaló, el monto de inversión para 2007 fue de 15.6 mil millones de dólares, y se espera que para 2008 ascienda a 19.4 mil millones de dólares, precisó en la nota informativa "Falso que el régimen fiscal de Pemex sea confiscatorio y que beneficie a las grandes empresas".

Detalló que en los últimos seis años la inversión en la paraestatal creció 108 por ciento, expansión significativamente mayor a la registrada por la inversión total nacional de 41 por ciento, lo que ha permitido que la inversión de la empresa en los últimos años sea similar a la de otras petroleras del mundo.

Además, con las últimas modificaciones al régimen fiscal de Pemex, su carga tributaria se ubica dentro del promedio de la carga fiscal que enfrentan las empresas petroleras de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Así, los datos de inversión, de carga fiscal y los resultados por separado de las subsidiarias que integran el organismo petrolero demuestran que no es correcto afirmar que el régimen fiscal de Pemex sea confiscatorio, "éste no es excesivo y no pone en riesgo la viabilidad financiera de la empresa".

La Secretaría de Hacienda aseguró que también es falso que la particular estructura tributaria que enfrenta Petróleos Mexicanos esté diseñada para "evitar cobrarle impuestos a los grandes empresarios del país", como se ha mencionado.

El régimen fiscal de Pemex, dijo, es especial para que se pueda cumplir con dos objetivos: Garantizar el abasto de energéticos que necesita la economía y repartir a los mexicanos la renta petrolera a través del financiamiento de programas y proyectos públicos con altas tasas de retorno social.

En segundo lugar, agregó la dependencia, la evidencia demuestra que la carga fiscal se concentra precisamente en los contribuyentes de más altos ingresos.

De acuerdo con el último informe sobre la Distribución del pago de impuestos y recepción del gasto público por deciles de hogares y personas, el 20% de las familias contribuyentes con mayores ingresos es la que aporta 85% de la recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Más aún, los llamados "grandes contribuyentes" -aquellos que generan ingresos anuales mayores a 500 millones de pesos, sin contar a Pemex- que representan apenas 0.06% del padrón, aportan alrededor de 65% de la recaudación total por el ISR.

De esta forma, se tiene que cada gran contribuyente pagó en promedio 43.61 y 48.33 millones de pesos en 2006 y 2007, respectivamente. por lo que la sugerencia de que se usa a Pemex para beneficiar fiscalmente a los más ricos es equivocada, insistió.

Ahora ve
No te pierdas