La crisis no afecta la lucha vs el Sida

La Coalición Global de Negocios mantendrá los presupuestos comprometidos para eliminar la epide y mientras los precios del crudo van a la alza, la petrolera Chevron, ya donó 30 mdd para este
Las empresas han tomado conciencia al ver los efectos que pa  (Foto: )
Cristina Ávila-Zesatti
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La agenda global parece que tiene un solo nombre: “crisis”: el mundo habla de la debacle hipotecaria, de la insuficiencia y el encarecimiento de los alimentos y de la constante subida en el petróleo y los combustibles.

No es un panorama halagador.

Por eso, si agregamos a este “diccionario de catástrofes” la palabra Sida, o la mortandad causada por la Tuberculosis, la Malaria y otras enfermedades, pensaríamos que los presupuestos, reducidos por la desaceleración económica, afectarán directamente al dinero comprometido para la ayuda humanitaria.

Sin embargo, ninguno de estos fenómenos golpeará significativamente las inversiones destinadas en la actualidad para la lucha mundial contra el Sida y el VIH.

Al menos esa es la opinión de John Tedstrom, Director Ejecutivo de la Coalición Global de Negocios (GBC por sus siglas en inglés) un organismo conformado por unas 227 firmas a nivel mundial que han unido estrategias en el combate contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

“Yo creo que esta crisis económica no durará más de un año y la mayoría de las empresas hacen sus planeaciones financieras con por lo menos dos años de anticipación (…) además creo que cada vez somos más conscientes de que dejar de invertir ahora en la solución del problema, eso sólo agravaría las cosas con el paso del tiempo y habría que dar quizá más dinero”

Y parece que los hechos lo confirman: mientras los precios del crudo enfrentan su propia vorágine, la petrolera Chevron donó 30 millones de dólares para las iniciativas del Fondo Global de la lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, que se ejercerán a lo largo de 3 años (2008-1010) en 6 diferentes países.

Los cambios tienen una explicación

Cierto, las políticas participativas de muchas compañías para enfrentar una de las peores enfermedades mundiales ha ido en aumento con los años. Las reglas internas han cambiado, se lucha contra la discriminación y en algunos –todavía pocos- casos, las empresas van más allá y hacen inversiones directas o donaciones para sumarse a los esfuerzos de los Organismos Internacionales.

Es evidente que el sector privado ha sido golpeado por  las dramáticas cifras de esta epidemia, y el propio GBC admite que las compañías han hecho estos cambios no necesariamente por una ejemplar conciencia corporativa, sino sobre todo (en la mayoría de los casos) por una cuestión de interés propio: la enfermedad los golpea en costos y en productividad.

Actualmente más de 37 millones de personas con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años, están infectadas. Es la fuerza de trabajo actual en peligro, pero el porvenir inmediato pinta aún peor, pues la enfermedad va peligrosamente en aumento en personas con edades de 15 a 24 años: las generaciones que habrían de ser los trabajadores del futuro.

Y mientras, Latinoamérica “vive de apariencias”

La urgencia en las acciones y el grado de conciencia sin embargo, varía con marcada diferencia de unas regiones a otras. 

Las empresas con trabajadores en África (sobre todo multinacionales de EU y Europa) están a la cabeza en esta “nueva conciencia laboral”, y es el continente negro, (con unos 25.3 millones de personas infectadas) el que -al menos- logra beneficiarse en este cambio de actitud empresarial de forma más directa.

Sin embargo, el sector privado en Latinoamérica no está demasiado involucrado y muchas veces las alianzas para luchar contra le epidemia sólo se hacen para quedar bien o aparecer en la lista de determinados organismos, eso es lo que dice Javier Hourcade Bellocq, de la Alianza Internacional para el VIH-Sida.

“Salvo países como México o Brasil, la mayoría del sector privado latinoamericano no está muy involucrado en este tema y cuando participa en alguna iniciativa o con algún organismo internacional lo hace casi siempre de forma nominal o para ocupar un asiento”

Para Hourcade Bellocq, esta actitud se debe quizá a que la región no vive una crisis de esta epidemia con una incidencia tan grave como la experiencia africana donde reside casi el 70% de los infectados.

La Coalición Global de Negocios para el VIH-Sida (GBC), creada en 2001, ha trabajado desde su nacimiento con el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, que se fundó ese mismo año a iniciativa del entonces Secretario General de la ONU Kofi Annan.

 

 

Ahora ve
No te pierdas