Cemex Venezuela negociará con empleados

La firma dijo que se instalará una mesa de diálogo junto a representantes del gobierno de ese p los afectados reclaman el pago de prestaciones sociales adeudados por las empresa desde 1994.
CARACAS (Notimex) -

La empresa Cemex Venezuela anunció hoy que iniciará un proceso directo de negociación con un grupo de ex trabajadores que reclama el pago de prestaciones sociales pendientes y realiza continuos bloqueos en una de las plantas del consorcio.

El director de Asuntos Corporativos de la filial en Venezuela de la tercera cementera mundial, Agatino Maniscalco, señaló este miércoles en un comunicado que junto con representantes del gobierno venezolano instalará una mesa de diálogo con los ex trabajadores.

Los ex empleados reclaman el pago de prestaciones sociales que Cemex Venezuela supuestamente les debe desde 1994, cuando la empresa mexicana se instaló en este país sudamericano.

Maniscalco precisó que en el diálogo, que se iniciará el próximo martes, participarán como mediadores legisladores de la Asamblea Nacional (congreso unicameral) y representantes del Ministerio del Trabajo.

El diálogo tripartito se acordó al término de una reunión en la Comisión Permanente de Desarrollo Integral del Congreso, en la que intervinieron representantes de la empresa y de los ex trabajadores acompañados de sus asesores legales.

Los representantes legales de los ex empleados se comprometieron a que estos levantarán "de inmediato el bloqueo que desde el martes 28 de julio mantienen a las puertas de la planta (de Cemex Venezuela), ubicada en Pertigalete", en el estado oriental de Anzoátegui.

El comunicado precisó que el consorcio está "siempre abierto al diálogo" y subrayó que Cemex está "dispuesto a seguir promoviendo el bienestar social de sus trabajadores, ex trabajadores y miembros de las comunidades vecinas a sus operaciones".

La empresa les ofreció a los ex empleados "una propuesta social y económica que permita mejorar la calidad de vida de este grupo social y sus familias, mediante la formación de una cooperativa para la fabricación de bloques de concreto", señaló el texto.

Según los trabajadores, la protesta impide el envío de cemento a varias regiones de Venezuela debido a que mantienen paralizados a unos 100 camiones de la empresa.

El 30 de julio, un tribunal civil dictó un amparo a favor de Cemex Venezuela y ordenó a los ex trabajadores retirarse de sus instalaciones en la planta de Pertigalete, lo que supondría el fin de la protesta, pero los manifestantes mantuvieron su movimiento.

La empresa aseguró que la protesta limita de manera importante el derecho al trabajo de los 650 empleados de la planta de Pertigalete, así como la labor de mil 200 transportistas que distribuyen sus productos.

El gobierno de Venezuela, que dispuso la nacionalización de la empresa, notificó el lunes pasado a Cemex Venezuela que mantiene un incumplimiento tributario por un monto de 37,258,000 dólares, correspondiente a los años 2006 y 2007.

El Sistema Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) informó en un comunicado de prensa que, en el marco de los lineamientos presidenciales, comprobó incumplimientos tributarios de esa empresa en materia de pago de Impuesto Sobre la Renta.

Actualmente se realiza un proceso de negociación con miras al pago de una indemnización, luego que el Tribunal Supremo de Justicia aprobó en junio la constitucionalidad de un decreto de ley por el que el presidente Hugo Chávez nacionalizó las empresas cementeras.

Ahora ve
No te pierdas