UBS pierde y separa sus negocios

La institución suiza separó la banca de inversión del de administración ante la crisis creditic la entidad reportó pérdidas por unos 358 millones de francos suizos en el segundo trimestre.
UBS trabaja con autoridades de EU para identificar a evasore  (Foto: )
ZURICH (CNN) -

UBS decidió separar su división de banca de inversión del de administración de riquezas, en una medida que podría despejar su camino ante la segregación de un negocio que le ha convertido en el banco europeo más golpeado por la crisis crediticia y ha espantado a sus clientes adinerados.

Analistas dicen que la movida es síntoma de la venta del atribulado negocio.

El castigado banco suizo reveló planes para dividir en dos su negocio luego de que sufriera una gran salida de clientes y admitió que había problemas con su modelo de banca integrada.

UBS también designó un nuevo presidente financiero y miembros del directorio, en un intento por reconstruir la confianza en el sistema bancario suizo, que solía ser sólido.

Los inversionistas celebraban la reorganización, indicando que eventualmente podría causar la fragmentación del banco.

Sus títulos subían un 0.95 por ciento, a 23.4 francos suizos, a las 1241 GMT, frente a una caída de un 0.24 por ciento en el índice bancario europeo de DJ Stoxx.

"Creemos que la banca de inversión de UBS no será de su propiedad exclusiva y potencialmente será vendida en los próximos dos años", estimó Kian Abouhossein, analista de JP Morgan.

Peter Kurer, presidente de UBS, señaló que había rivales al acecho de activos que pudieran tomar a bajos precios en la crisis global del mercado, pero recalcó que el grupo no estaba a la venta y no había recibido ofertas formales.

"Puede ser que mantengamos o desinvirtamos o entremos en acuerdos de emprendimiento conjunto o de colaboración", dijo.

"Hasta el momento, no hay planes para desinvertir", agregó.

Sus declaraciones suponen un cambio significativo para el banco, que ha defendido durante mucho tiempo su estrategia de integrar bajo un mismo paraguas la gestión de activos, la banca para clientes adinerados y la banca de inversión.

Clientes más nerviosos

Helmut Hipper, un gestor de fondos del accionista Union Investment, dijo que la administración de riqueza se había desempeñado peor a lo esperado. "Una buena parte de las salidas de dinero fue internacional", comentó. "Los problemas de reputación están golpeando a nivel internacional", añadió.

La entidad dijo que había tenido nuevos flujos netos de salida de dinero por alrededor de 44,000 millones de francos suizos (unos 41,000 millones de dólares) en el segundo trimestre ante la huída de clientes, comparado con una captación o flujos entrantes de dinero por 34,000 millones de francos un año antes.

Asimismo, realizó amortizaciones adicionales de activos por 5,100 millones de dólares por malas inversiones vinculadas a la crisis del sector hipotecario de alto riesgo en Estados Unidos. Esto implica que su factura total de amortizaciones por la crisis de los mercados llega a 42,000 millones de dólares.

UBS se une a sus rivales estadounidenses Citigroup y Merrill Lynch al asumir más grandes cargos en el trimestre por su exposición a activos hipotecarios riesgosos. Siguen siendo los tres bancos más golpeados y los inversionistas temen más cargos por apuestas de alto riesgo.

UBS se ha visto sometido a una presión constante por parte de su inversor Olivant -- encabezado por su ex-presidente ejecutivo Luqman Arnold -- para que la entidad se desprenda de su banca de inversión.

Resultados segundo trimestre

La entidad anunció en el segundo trimestre una pérdida mayor a la esperada de 358 millones de francos suizos y la salida del jefe financiero, Marco Suter, quien era un ejecutivo cercano al ex-presidente Marcel Ospel, que fue una de las grandes víctimas de la crisis.

La semana pasada acordó recomprar bonos por casi 19,000 millones de dólares luego que las autoridades de Estados Unidos lo demandaron por persuadir a clientes a comprar valores de tasa de subasta, un tipo de deuda que se volvió imposible de vender tras el congelamiento del mercado. UBS indicó que esto le costaría unos 900 millones de dólares.

El banco también ha sido presionado por investigadores del Congreso de Estados Unidos quienes afirman que ayudó a clientes de ese país a evadir impuestos y apuntaron contra el corazón de las preciadas reglas de confidencialidad bancaria de Suiza.

Ahora ve
No te pierdas