Phelps vale 1,000 millones de dólares

El peso en oro del nadador equivale a unos tres millones de dólares, cada año aumentará 10 vece se estima que gana 5 mdd anuales por publicidad; sus ingresos podrían crecer hasta los 30 mdd.
Las ganancias de Phelps, según algunas publicaciones, son de  (Foto: )
PEKIN, (CNN) -

El peso en oro del nadador estadounidense Michael Phelps sería de unos tres millones de dólares, aunque es posible que la figura de los Juegos de Pekín valga cada año unas 10 veces más.

Los expertos en mercadotecnia dicen que el joven de 23 años, quien con 11 medallas de oro es el deportista olímpico más exitoso, se convertirá en el nadador profesional más rico de la historia, superando por lejos el monto que ganó su ex colega y compatriota más premiado, Mark Spitz.

"El es el (deportista) olímpico más grande del mundo y podrá ganar dinero en cualquier lado porque es una marca internacional", dijo a Reuters Max Markson, agente de celebridades con base en Australia.

"Es el hombre de los 1,000 millones de dólares. No tendrá que conseguir un trabajo nunca. Puede vivir de esto por los próximos 50 años", comentó.

Los deportes olímpicos han significado un gran negocio desde que el movimiento olímpico permitió la competencia de atletas profesionales.

Pero nadie ha acumulado las sumas ganadas por carismáticas estrellas como Tiger Woods, David Beckham o Michael Jordan, cuyos nombres son mundialmente conocidos.

Eli Portnoy, de Portnoy Group, una consultora estadounidense especializada en estrategias de marca, duda que Phelps -o cualquier otro olímpico- pueda igualar la rentabilidad del golfista Woods, quien, según calculan, se convertirá para el 2010 en el primer deportista con 1.000 millones de dólares.

Las ganancias de Phelps, según algunas publicaciones, son de cinco millones de dólares al año por publicidad, aunque su agencia representante, Octagon, prefirió no hacer comentarios sobre el tema. Portnoy pronostica que sus ingresos crecerán a 30 millones de dólares en el corto plazo.

"En la euforia y la intensidad de este evento parecería que sus ganancias no tienen límites, pero es necesario tomar distancia y mirar a alguien como Woods quién se ha desempeñado al máximo nivel mundial durante años y años", comentó.

"Los Juegos sólo se celebran una vez cada cuatro años. Después de un año los estadounidenses se olvidan de los Juegos y se inclinan hacia estrellas que ven más seguido", comentó.

El fenómeno Phelps

Phelps es ya la personificación del moderno empresario olímpico estadounidense, con la "Máquina Phelps" a toda marcha aún antes de que hubiera superado el récord de nueve oros de Spitz y Carl Lewis, el corredor finlandés Paavo Nurmi y la gimnasta soviética Larysa Latynina.

Phelps, quien se convirtió en nadador profesional a los 16 años y en millonario a los 18, tiene auspiciantes, agentes, abogados, contadores, organización benéfica, su propio sitio de internet en inglés y chino, y hasta su propio logotipo para su nombre con una "M" en azul que simula una ola y una "P" en rojo.

Entre sus auspiciantes están la tarjeta de crédito Visa, la marca de trajes Speedo, los relojes Omega, y otras como AT&T Wireless, Kellogg's y PureSport, dijo un portavoz de Octagon, quien prefirió no comentar sobre los montos que pagan.

Pocos segundos después de que Phelps consiguió su décima presea de oro, Visa lanzó una publicidad televisiva especial para conmemorar su título como el olímpico más premiado.

"Su actuación nos beneficia porque aumenta la visibilidad que tenemos, y sus ingresos se han incrementado, no hay dudas sobre eso", comentó Michael Lynch, director de auspicios a nivel mundial para Visa, que comenzó su relación con Phelps en el 2002.

Portnoy dice que la juventud de Phelps y su serenidad bajo presión hacen del nadador un sueño para quien maneja una marca. La única mancha en su historia fue un arresto por conducir tras haber bebido alcohol en 2004, por lo que se disculpó.

"En el corto plazo es una mina de oro porque representa a todo lo que es puro, joven, fuerte y con visión de futuro sobre Estados Unidos. No tuvimos a nadie de esa importancia desde Spitz", comentó Portnoy.

"Puedo garantizar que habrá especialistas en mercadeo que querrán un pedazo de él, y será interesante ver cómo se manejarán con eso sus representantes", agregó.

Ahora ve
No te pierdas