Venezuela expropiará Cemex

El gobierno venezolano asumirá las operaciones de la cementera mexicana desde la medianoche; alcanza acuerdos con Lafarge y Holcim para asumir más del 80% de sus operaciones.
Cemex no alcanzó un convenio con Venezuela para su nacionali  (Foto: )
CARACAS (CNN) -

Venezuela expropiará la unidad en el país de la mexicana Cemex tras no haber alcanzado un convenio dentro de un plan de nacionalización de empresas cementeras en la nación petrolera, aunque sí firmó acuerdos el lunes para controlar a las filiales de Lafarge y Holcim.

El gobierno informó que pactó pagar unos 267 millones de dólares por el 89% de la unidad local de la francesa Lafarge -la mayor cementera del mundo- y unos 552 millones de dólares por el 85% de la suiza Holcim.

La medida forma parte de la ola de estatizaciones lanzada por el presidente Hugo Chávez sobre sectores estratégicos de la economía, que ha incluido firmas petroleras, eléctricas, de telecomunicaciones, siderurgia y un importante banco.

"En la negociación con Cemex no ha sido posible llegar a un acuerdo con ellos (...) el siguiente paso ya con esta empresa es el de la expropiación, como está establecido en la ley", dijo a periodistas el vicepresidente del país, Ramón Carrizalez.

Cemex exigía 1,300 millones de dólares por sus activos en el país sudamericano, lo que estaba muy por encima de su valor real, explicó el funcionario.

En un decreto publicado el lunes en la Gaceta Oficial, el gobierno nombró las comisiones de transición para tomar el control de las cementeras, pero no aportó detalles sobre los plazos para culminar el proceso o las negociaciones por la compensación.

Portavoces de Cemex declinaron comentar la medida.

Chávez ordenó en abril estatizar las unidades de las empresas al acusarlas de vender el cemento en el exterior y no favorecer al mercado local. Las tres tienen el liderazgo mundial entre las cementeras, con Lafarge en el primer lugar, seguida por Holcim y luego por Cemex.

El Gobierno publicó el 19 de junio los términos del proceso fijando un plazo de 60 días para que las compañías decidieran si permanecerían como accionistas minoritarias, mientras que el Estado asumiría no menos del 60%.

Además especificaba que se nombraría en los siete días siguientes las comisiones de transacción.

Una fuente de Cemex vinculada a las negociaciones había dicho que desde esa fecha nunca se conformó la comisión y hubo conversaciones "pobres y escasas".

Ningún funcionario ha declarado sobre el proceso de diálogo.

Ese decreto también establecía que el proceso de transferencia debe culminar el 31 de diciembre de 2008.

Con una producción conjunta de 8,3 millones de toneladas anuales de cemento, en torno al 90% de la capacidad instalada en el país, estas tres compañías han registrado fuertes ganancias impulsadas por obras estatales de infraestructura y construcciones comerciales privadas.

Analistas estiman que el valor total de los activos de estas firmas rondaría los 1,700 millones de dólares, utilizando el estándar de la industria de calcular unos 200 dólares por tonelada de producción anual, y dudan de que las compañías quieran permanecer bajo un modelo de control estatal.

Chávez dijo el domingo que al vencerse a la medianoche del lunes el plazo fijado por ley, "vamos a proceder a nacionalizar y recuperar las industrias del cemento para lanzar con fuerza el plan de viviendas y de construcciones y seguir desarrollando el país".

La unidad en Venezuela del gigante mexicano Cemex es la mayor productora y exportadora de cemento en el país con tres plantas y una capacidad de 4.6 millones de toneladas anuales.

Ahora ve
No te pierdas