El difícil camino de Cemex en Venezuela

La cementera mexicana batallará para conseguir un pago justo por sus activos expropiados; analistas consideran que la empresa podría obtener sólo un pago simbólico por sus operaciones.
Trabajadores venezolanos celebraron la expropiación de la ce  (Foto: )
MONTERREY (CNN) -

La cementera mexicana Cemex tendrá un difícil camino para conseguir lo que considera un pago justo por sus activos expropiados en Venezuela, luego de que no logró un acuerdo con el Gobierno de ese país, pero analistas creen que habrá un impacto limitado en sus acciones.

Venezuela expropió el lunes las plantas de Cemex como parte de un plan del presidente Hugo Chávez para convertir al mayor exportador de crudo de Sudamérica en un estado socialista.

Cemex, que opera en más de 50 países y es la mayor cementera en Venezuela, exigía 1,300 millones de dólares de compensación por sus activos, una suma considerada por el gobierno de Chávez como "muy alta", y por arriba de las expectativas de hasta 900 millones de dólares que tenían algunos analistas.

"El fallo en las negociaciones y la expropiación probablemente debiliten el poder de negociación de la compañía para alcanzar una valuación razonable", dijo Morgan Stanley en un reporte.

En el peor de los casos, dicen los especialistas, la tercera mayor cementera del mundo podría obtener sólo un pago simbólico por sus operaciones venezolanas.

"Ahora (...) la compañía podría recibir nada", agregó Morgan Stanley.

A diferencia de Cemex, sus rivales europeas Holcim y Lafarge, alcanzaron un acuerdo en el pago por sus activos en el proceso de nacionalización en Venezuela.

Demanda en puerta

Analistas esperan que la cementera mexicana siga negociando con el gobierno de Chávez, al que podría demandar ante organismos internacionales.

"Cemex se puede ir a arbitraje internacional", comentó Carlos Hermosillo analista de la casa de bolsa Vector.

En julio, Cemex dijo que sus subsidiarias en España y Holanda, que son inversionistas en sus operaciones venezolanas, podrían demandar al Gobierno de Venezuela por la expropiación de sus activos bajo acuerdos bilaterales de protección a las inversiones firmados entre esos países.

Después de que Chávez anunció la nacionalización de la industria cementera, Cemex transfirió sus activos en República Dominicana y Panamá -que estaban bajo control de Cemex Venezuela- a su unidad en España, lo que molestó al Gobierno venezolano.

Pero a pesar del sombrío panorama, la expropiación de los activos de Cemex en Venezuela tendría un limitado impacto en el precio de las acciones de la cementera mexicana, según analistas.

"Las operaciones venezolanas representan apenas un 4.0% del EBITDA (utilidades antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) consolidado de Cemex", dijo Santander en un reporte.

Las acciones de Cemex caían el martes un 2.65% en la bolsa mexicana, a 20.97 pesos, mientras en Nueva York caían un 2.55% a 20.66 dólares.

En un año, los títulos de la cementera mexicana han perdido alrededor de un 40% presionados por la crisis hipotecaria en Estados Unidos, su mayor mercado.

Ahora ve
No te pierdas