México ve discriminación a Cemex

El embajador mexicano en Venezuela criticó el proceso de estatización de la cementera; dijo que el gobierno de Felipe Calderón permanece atento a la evolución de este proceso.
CARACAS (Notimex) -

México considera que Cemex recibió un trato discriminatorio en la discusión sobre la nacionalización de sus plantas en Venezuela, aseveró el embajador de ese país, Mario Chacón, citado por el diario venezolano El Nacional. 

En declaraciones al rotativo, el diplomático expresó su sorpresa por el anuncio del vicepresidente, Ramón Carrizalez, sobre la toma de las instalaciones de la empresa mexicana de cementos, concretada la noche de este lunes. 

Chacón indicó en conversación telefónica con el diario que el gobierno del presidente Felipe Calderón vigilará con atención cada medida que Venezuela aplique para tomar las riendas de la cementera. 

"Como gobierno respetamos la decisión de los poderes venezolanos, pero estamos obligados a velar por los intereses de nuestras empresas. Consideramos que ha habido un trato discriminatorio con Cemex y no entendemos por qué", enfatizó el diplomático. 

La filial de la mexicana Cemex pasó la medianoche del lunes a manos del gobierno de Hugo Chávez, al entrar en vigor el decreto de expropiación de compañías cementeras de capital extranjero instaladas en Venezuela. 

El gobierno asumió el control de Cemex Venezuela tras no alcanzar un acuerdo para controlar mayoritariamente las acciones del consorcio mexicano. 

El embajador Chacón aseguró que los directivos de Cemex y el gobierno mexicano esperaban que se mantuvieran las conversaciones hasta que las partes llegaran a un acuerdo sobre el precio de la empresa. 

Señaló que la Secretaría de Relaciones Exteriores de México envió el lunes una nota al despacho del canciller, Nicolás Maduro, y a la embajada de Venezuela en esa nación para expresar su preocupación por el efecto de la expropiación de Cemex. 

Chacón evitó pronunciarse sobre eventuales consecuencias políticas por la acción. "Estamos en un período de reconstrucción de las relaciones bilaterales. Esperamos que esto siga siendo posible. Reaccionaremos según se desarrollen los acontecimientos", dijo. 

Chávez ordenó en abril pasado la nacionalización de la industria cementera, para lo cual abrió un proceso de negociación con las transnacionales a fin de acordar los términos del traspaso de las productoras. 

En forma simultánea, el gobierno de Venezuela negoció la adquisición del 89% de las acciones de la filial de la empresa francesa Lafarge por 257 millones de dólares, así como el 85% de la suiza Holcim por 572 millones de dólares. 

La filial de Cemex, tercera mayor cementera del mundo, es considerada como la productora de cemento y concreto premezclado más grande que opera en Venezuela. 

Cemex reportó que hasta 2007 contaba en Venezuela con tres plantas de cemento, con una capacidad de producción de 4.6 millones de toneladas métricas al año, 33 plantas de concreto, 10 centros de distribución terrestre y cuatro terminales marítimas.

Ahora ve
No te pierdas