Minefinders reiniciará operaciones

La minera canadiense abrirá su mina de oro y plata sin resolver el problema con los ejidatarios los habitantes del ejido de Huizopa aseguran que la firma incumplió el contrato y contamina.
La Compañía Minera Dolores tiene previsto invertir 250 mdd (
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La minera canadiense Minefinders Corp. confió en que reiniciará operaciones la semana del 25 de agosto en su mina de oro y plata, Compañía Minera Dolores (CMD), ubicada en Chihuahua.

Las operaciones para abrir la mina e iniciar la explotación se pararon desde junio de 2008, luego de que, según la empresa, los ejidatarios, dueños del terreno donde se ubica CMD, pidieran cerca de 2,200 millones de pesos a la minera canadiense para dejarlos trabajar y según los ejidatarios, la minera incumpliera con lo previsto en el contrato.

El Gobierno de la entidad “ha manifestado la garantía (…) para dar cumplimiento a la legalidad y garantizar el libre tránsito y eso nos permite retomar nuestras operaciones y que nuestro personal pueda dirigirse al sitio y poder reiniciar sus trabajos”, explicó el director de Relaciones Corporativas de CMD, Carlos García.

Sin embargo, agregó en entrevista, el reinicio de operaciones del proyecto no significa el fin del conflicto que mantiene la canadiense con los ejidatarios de Huizopa, en el Municipio de Madera.

El director de Minería de la Secretaría de Desarrollo Industrial de Chihuahua, Ignacio Vega Baca, indicó que las autoridades estatales sólo pueden interceder entre la minera y los ejidatarios, ya que las minas se regulan a nivel federal y es necesario nuevos marcos legales para evitar este tipo de conflictos.

“Nos dice la Coordinación General de Minería que está trabajando en una solución de fondo para esa problemática, a través de la Reforma Agraria”, detalló el funcionario, aunque no proporcionó más datos.

Para los ejidatarios la raíz del conflicto son el presunto incumplimiento del contrato por parte de la minera, ya que está utilizando más hectáreas de las previstas en el acuerdo, están contaminando el medio ambiente y no quieren cumplir con promesas hechas cuando iniciaron la exploración, afirmó la directora de la Organización No Gubernamental (ONG) y representante de los ejidatarios, Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PRODESC), Alejandra Ancheita.

La Compañía Minera Dolores pretendía  hacer una inversión inicial de 250 millones de dólares, para la explotación de oro y plata, de llegar a operar produciría anualmente entre 150,000 a 200,000 onzas por año, detalló García.

Ancheita aseguró, por su parte, que las reservas de la mina son de 2.4 millones de onzas de oro y 126 millones de onzas de plata.

Historia del conflicto

Minefinders asegura que llegó a la zona a mediados de 1994 y en julio de 1996 firmó un contrato de Ocupación Temporal entre la empresa minera, las autoridades ejidales y la asamblea del ejido de Huizopa, en el que se determinó el pago de una renta anual, para poder operar en el ejido.

El ejido es una forma de propiedad social de la tierra, en donde los dueños son un grupo de personas, que originalmente eran campesinos que acreditaban que no tenían tierra.

El ejido de Huizopa es tierra de uso común, por lo que no se pueden vender, pero sí se pueden asociar con terceros para rentar sus terrenos.

En el caso del ejido de Huizopa, se hizo un contrato de usufructo con Minefinders, lo que implica que se renta la tierra pero se pueden aprovechar los frutos que se obtengan de ésta.

Sin embargo, a decir de CMD, en 2000 algunos ejidatarios se mostraron inconformes con el acuerdo, a raíz de esto iniciaron las primeras inconformidades del ejido.

Se firmó un nuevo contrato con los ejidatarios, el cual sería por 15 años, a partir del 18 de noviembre de 2006, con opción de prorrogarse por otros 15 años.

Empero, en octubre de 2007 aparecieron unos asesores externos para el ejido de la Central de Organizaciones Populares y Campesina, quienes pidieron que Minefinders pagara una renta y compartiera el 50% de las utilidades de la mina con los ejidataros, explicó García.

En abril y mayo de 2007, los ejidatarios de Huizopa bloquearon las entradas de la mina por 12 días, argumentando incumplimientos en compromisos asumidos por la empresa para poder utilizar sus terrenos en la explotación minera; éstos fueron rodeados por el Ejército y al final negociaron el retiro del plantón.

Minefinders decidió suspender el 5 de junio de 2008, durante poco más de un mes, sus actividades de construcción, hasta que las autoridades mexicanas terminaran con el bloqueo.

Ahora ve
No te pierdas