Monsanto, listo para el maíz transgénico

La compañía solicitó autorización para realizar pruebas de biotecnología en tres estados de Méx el gobierno mexicano tiene en puerta la aprobación del Régimen de Protección Especial al Maíz.
Monsanto va por el mercado de transgénicos en México. (Archi  (Foto: )
José Manuel Martínez/Enviado
BOONE, Iowa, EU (CNNExpansión) -

Monsanto, la mayor productora de semillas genéticamente modificadas en el mundo, presentó al gobierno mexicano solicitudes para iniciar las fases experimentales de la siembra de maíz transgénico en México, una vez que se autorice y publique el Régimen de Protección Especial al Maíz.

“Hemos enviado solicitudes para iniciar ensayos en Tamaulipas, Sonora y Sinaloa, lo que nos autoricen estaremos sembrando según determine la autoridad”, dijo en entrevista David Carpinteiro, director de relaciones con la industria de Monsanto.

El gobierno mexicano debió haber publicado desde hace casi 100 días el Régimen de Protección Especial al Maíz, que permitirá a las empresas de biotecnología como Monsanto o Bayer iniciar las pruebas de cultivos de maíz transgénico durante por lo menos tres años antes de que el producto sea comercializado para consumo.

“Esperamos que (la autorización) nos la puedan otorgar a la brevedad para que no se nos pase la posibilidad de iniciar la fase experimental en Sinaloa, porque la posibilidad de hacerlo en Sonora prácticamente se ha perdido”, dijo Carpinteiro.

Sinaloa, el mayor productor de maíz en México, inicia en noviembre el cultivo del grano.

La biotecnología permite modificar la genética de un organismo, en este caso plantas, con el objetivo de protegerlo de plagas o del medio ambiente, lo que permite una mayor producción.

Monsanto comercializará en breve nuevos productos que protegen el cultivo del maíz desde la raíz a la punta lo que aseguran incrementa en más de 20% la producción.

En 2007, la superficie cultivada con plantas genéticamente modificadas o transgénicos creció 12% a 114.3 millones de hectáreas en los 23 países que permiten estos cultivos, incluido México, el mayor crecimiento de los últimos cinco años.

En el país se cultivan alrededor de 100,000 hectáreas de algodón y soya genéticamente modificados, pero de ninguna forma maíz u otros granos de consumo humano, aunque hay reportes de contrabando de este tipo de productos.

“En México se permitiría la tecnología que otros países aplican desde hace más de 12 años por lo que de iniciar la fase experimental se podrían aprovechar la biotecnología de segunda generación”, dijo Carpinteiro.

Grupos ambientalistas como Greenpeace se han opuesto a la aprobación del Régimen de Protección Especial al Maíz al considerar que no ofrece un marco de bioseguridad para resguardar las zonas de producción de maíz tradicional.

Sin embargo, la Secretaría de Agricultura defendió el proyecto al destacar que se busca preservar las 59 razas nativas de maíz que existen en México.

México es deficitario en la producción de maíz, en 2007 la Secretaría de Agricultura estima que se produjeron 23.7 millones de toneladas de maíz, sin embargo el consumo supera las 31.3 millones, adicionalmente su producción es ineficiente al tener un rendimiento promedio de 2.5 toneladas por hectárea. En Estados Unidos se producen más de 8 toneladas en promedio.

Laboratorios 

Monsanto lleva a cabo un programa de investigación con más de 50 investigadores mexicanos apoyados en tres centros de investigación en Jalisco, Nayarit y el que recientemente abrió en La Charca, Guanajuato.

En los laboratorios de la compañía se ensañan miles de híbridos de maíz de los cuales resultan dos o tres al año para comercializarse en el mercado mexicano

“Monsanto invierte cerca de 10 millones de dólares en la región de los cuales unos seis o siete millones anuales se invierten en México”, dijo Carpinteiro.

Las semillas de maíz híbrido son el resultado de la cruza de líneas puras lo que da mayor resistencia de las plantas a enfermedades y mayor rendimiento.

Monsanto compite en México con las firmas Dow Agrosciences, Bayer y DuPont.

Ahora ve
No te pierdas