Tarjetas de crédito, blanco de la crisis

La creciente morosidad en Estados Unidos podría afectar gravemente a firmas como American Expre las menos afectadas serían Visa y MasterCard porque sólo procesan transacciones y no prestan di
Los temores por la morosidad llevan a las firmas a restringi
NUEVA YORK (CNN) -

La morosidad por tarjetas de crédito en Estados Unidos está creciendo y podría provocar un intenso dolor a las empresas que las emiten.

La expectativa de que muchos consumidores y empresas, escasos de efectivo, dejen de pagar sus cuentas de tarjetas de crédito está llevando a los prestamistas a reducir líneas de crédito de consumo, incorporar menos clientes nuevos y aumentar las comisiones.

Pese a esas medidas, algunas drásticas, probablemente sea ya muy tarde para evitar que las emisoras de tarjetas de crédito enfrenten pérdidas significativas por el dinero que prestan.

"El resultado es que los consumidores tienen demasiada deuda, van a tener que reducirla y ese es un proceso doloroso que tomará tiempo", dijo Walter Todd, gerente de portafolio de Greenwood Capital Associates.

Las firmas más golpeadas probablemente sean Discover Financial Services y American Express Co, dada su enorme dependencia en el negocio de tarjetas de crédito y su limitado acceso a financiamiento, en comparación con grandes bancos como Citigroup Inc o Bank of America Corp, dijo James Ellman, presidente del fondo de cobertura Seacliff Capital.

Las empresas menos afectadas serían Visa Inc y MasterCard Inc porque sólo procesan las transacciones y no prestan dinero.

Además, los dos mayores emisores de tarjetas de crédito del mundo han seguido beneficiándose del crecimiento de la cantidad de transacciones, en particular fuera de Estados Unidos.

Efecto en la economía

Lo cierto es que cualquier retroceso en la disponibilidad de crédito restringirá aún más la ya débil economía, castigada por la caída del precio de las viviendas y una crisis de crédito más amplia.

"Si los consumidores no están gastando mucho, es difícil tener crecimiento económico. El crédito es como el oxígeno para la economía", dijo Sung Won Sohn, profesor de economía de California State University-Channel Islands.

Es difícil pronosticar cuán doloroso será el menor apoyo crediticio para los consumidores, en parte porque la actual desaceleración económica no encaja con los moldes conocidos.

Generalmente, los consumidores dejan primero de pagar las tarjetas de crédito, y sólo después, cuando la economía se ha desacelerado durante mucho tiempo, incumplen los pagos de sus hipotecas, porque perder una casa puede ser una experiencia desgarradora.

Esta vez, sin embargo, muchos propietarios renegociaron hipotecas para cancelar deudas de tarjetas de crédito. Operan con deuda de tarjetas de crédito como respaldo y luego dejan de pagar los préstamos para vivienda.

Hay evidencia preliminar de que los incumplimientos de pagos de tarjeta de crédito están creciendo.

Los bancos amortizaron préstamos por tarjetas de crédito en julio a una tasa que alcanzaría el cerca de 6,6 por ciento de los préstamos totales sobre una base anualizada, según Fitch Ratings.

Los niveles de desempleo y amortizaciones tienden a moverse juntos y, si el desempleo se duplica, las tasas de amortizaciones también son de aproximadamente el doble, dijo Fitch en un informe reciente.

La tasa de desempleo en Estados Unidos aumentó a un máximo de cuatro años en julio, al 5.7%, desde el 5.5% de junio.

Bank of America Corp, el mayor banco minorista de Estados Unidos, dijo que sus pérdidas por préstamos por tarjetas de crédito administrados escalaron al 5.96% en el segundo trimestre, desde el 4.75% en el mismo periodo del 2007.

"Si de hecho tenemos una recesión difícil, las tasas de pérdidas por tarjetas de crédito se moverán desde el 6 o el 7% a entre 10 y el 11% en el 2009, lo que significa un aumento del 50% en las tasas de pérdidas", dijo Ellman.

El presidente de Seacliff Capital dijo que esos cálculos eran "conservadores".

Ellman recordó que al inicio de la crisis del sector de las hipotecas de alto riesgo las estimaciones eran bajas, pero ahora los bancos han asumido cerca de 500,000 millones de dólares en amortizaciones y pérdidas por créditos.

Ahora ve
No te pierdas