Las acciones Fannie y Freddie caen 85%

Los títulos de las empresas hipotecarias cotizaron en cerca de 70 centavos por acción; su deuda subió debido a que los inversores apostaban a que la toma de control garantizará sus b
El rescate de las hipotecarias generó inquietud en sus accio
NUEVA YORK (Agencias) -

Las acciones de Fannie Mae y Freddie Mac se hundieron más del 85% al finalizar la jornada de este lunes en Wall Street, mientras que su deuda subió debido a que los inversores apostaban a que la toma de control de las financieras hipotecarias por el gobierno de Estados Unidos barrerá a los accionistas, pero garantizará sus bonos.

Tras perder buena parte de su valor en el último año, las acciones de ambas firmas cotizaron el lunes en cerca de 70 centavos por título.

La noticia del salvataje elevó la esperanza de que el plan del Tesoro para adquirir a las firmas, que juntas respaldan unos 12 billones de dólares en hipotecas, podría poner al menos un piso temporal para los atribulados mercados financieros.

Panorama en Wall Street

Wall Street reaccionó positivamente el lunes al plan del Gobierno estadounidense para rescatar a los gigantes hipotecarios, con la esperanza de que la medida dé un alivio temporario a los problemas que agobian al mercado inmobiliario y de crédito.

Los precios de las acciones subieron en todo el mundo y las tasas hipotecarias de Estados Unidos cayeron, ya que los inversores estiman que el apoyo del Gobierno eliminará parte de los problemas que han restringido el préstamo en el último año.

Sin embargo, muchos analistas creen que el rescate de las dos mayores compañías hipotecarias de Estados Unidos, que podría ser el más costoso de la historia, era un síntoma del delicado estado de los mercados de capital a más de un año del comienzo de la crisis "subprime".

La reacción inmediata fue positiva. Las tasas de las hipotecas a 30 años cayeron medio punto porcentual a 6% desde el viernes, según datos de Bankrate.com. El índice de acciones Dow Jones repuntó a 293.52 puntos, a 2.6% mientras que el índice FTSEurofirst cerró con ganancia del 3.3%.

Pese al entusiasmo inicial, también hubo una fuerte dosis de escepticismo. En Wall Street, muchos dijeron que la compra de las firmas era sólo un síntoma de la pésima situación de los mercados de créditos.

Analistas piden precaución

"Esta euforia podría desvanecerse, porque Fannie y Freddie no son el problema", afirmó Christopher Low, economista en jefe de FTN Financial. "Sus problemas son un síntoma de la contracción mundial del crédito que no se curará con la decisión", agregó.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, quien apareció en varios canales de televisión el lunes, dijo que no podía estimar exactamente cuánto sería el peso del rescate sobre los contribuyentes.

En la cadena CNBC, la autoridad explicó que sería imposible medir esa cifra hasta que se conozca la extensión total de la crisis del mercado hipotecario.

La adquisición fue bienvenida por funcionarios de Asia, cuyos bancos centrales son algunos de los mayores tenedores de bonos de las agencias estadounidenses, por lo que tenían razones suficientes para festejar.

Con la probabilidad de que los tenedores de bonos sean a largo plazo los más beneficiados por la adquisición, los rendimientos de la deuda de las agencias contra los bonos del Tesoro se estrecharon hasta en 40 puntos básicos, dijeron los operadores.

"Este es el mayor acontecimiento en mis 21 años en el negocio", comentó Arthur Frank, director y jefe de investigaciones de títulos respaldados por hipotecas de Deutsche Bank.

El rescate generará uno de los pagos más grandes de la historia en el mercado de swaps de deuda en incumplimiento, dijeron el lunes analistas.

Esta es la primera vez que una compañía en el índice referencial de derivados de crédito de grado de inversión registra una situación de este tipo, dijo en un reporte el analista Eric Beinstein de JP Morgan.

Los bonos del gobierno

Freddie y Fannie, que son patrocinadas por el Gobierno para respaldar al mercado de la vivienda, fueron puestas bajo tutela del regulador, la Agencia Federal de Financiamiento de Vivienda (FHFA), lo que permite que sus papeles sigan cotizando, pero pone a los accionistas comunes en el último lugar de la fila de reclamos.

Los bonos del Gobierno inicialmente sufrieron cuando los inversionistas consideraron que el rescate aumentaría enormemente las necesidades de financiamiento del Tesoro. Los rendimientos de las notas a dos años treparon casi medio punto porcentual.

Sin embargo, los precios de los bonos se recuperaron posteriormente cuando los inversores ajustaron sus carteras a la nueva realidad del apoyo gubernamental, comprando deuda a largo plazo.

Bajo el plan de adquisición, el Tesoro tomó 1,000 millones de dólares en acciones preferentes senior de cada compañía, pero su participación accionaria podría llegar hasta unos 100,000 millones de dólares en cada una.

Paulson había diseñado un plan a principios de julio para reforzar a las alicaídas empresas con la promesa de nuevos préstamos y una inyección de capital gubernamental, si cualquiera de las compañías se acercaba a un colapso.

Pero las discusiones sobre un paquete de auxilio terminaron abruptamente en los últimos días y las autoridades decidieron tomar el control de las firmas, según fuentes de la industria que conocían los hechos.

Ahora ve
No te pierdas