Corrupción petroleras-funcionarios en EU

Trabajadores del gobierno recibieron regalos por parte de Chevron, Shell, Hess y Gary-Williams; sexo y consumo de drogas están involucrados en el caso dado a conocer por las autoridades.
WASHINGTON (Agencias) -

Empleados del Departamento del Interior estadounidense que supervisan las perforaciones de petróleo en terrenos fiscales tuvieron sexo y consumieron drogas con miembros de las compañías de energía a las que regulan, señaló un informe gubernamental interno.

Funcionarios del Servicio de Manejo de Minerales del departamento "socializaron y recibieron una amplia selección de regalos y propinas de las compañías de petróleo y gas", según el inspector general del departamento, Earl Devaney.

"Cuando fueron enfrentados por nuestros investigadores, ninguno de los empleados involucrados mostró arrepentimiento", dijo Devaney.

Las transgresiones involucran a 13 empleados en activo o ex trabajadores del Departamento del Interior en Denver y Washington.

Entre el 2002 y el 2006, integrantes que trabajaban en la oficina de Denver recibieron regalos y gratificaciones de las empresas Chevron, Shell, Hess Corp. y Gary-Williams Energy Corp.

Las conductas ilícitas incluyen manipulación en los contratos, trabajar a tiempo parcial como consultores privados de petróleo, sostener relaciones sexuales con empleados de esas empresas y aceptar viajes para jugar golf y para esquiar, así como cenas.

El inspector general dijo que había descubierto "una cultura de abuso de sustancias y promiscuidad" entre los trabajadores federales que comercializan el petróleo y el gas entregado por las compañías de energía como regalías por perforar en terrenos fiscales.

Devaney dijo hay un supervisor comprometido con el uso de drogas ilegales y que tuvo relaciones sexuales con sus subordinados "y en consorte con la industria".

Varios empleados admitieron el uso de drogas ilegales y "encuentros sexuales ilícitos", afirmó Devaney.

La oficina de Devaney invirtió más de dos años y 5.3 millones de dólares en las investigaciones.

También hubo abuso de alcohol entre los funcionarios gubernamentales cuando hicieron vida social con los empleados de las compañías petroleras a las que regulan, agregó.

Por ejemplo, empleados del Servicio de Manejo de Minerales aceptaron alojamiento por parte de las empresas energéticas "después de los hechos, ya que estaban demasiado intoxicados como para manejar a sus casas u hoteles", explicó.

Devaney dijo que los mismos trabajadores gubernamentales "se involucraron en breves relaciones sexuales con contactos de la industria".

El congresista Nick Rahall, presidente de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, dijo que las actividades de los trabajadores "son tan descabelladas que el informe del inspector general se lee como un guión de una serie de televisión que no puede ser transmitida en horario familiar".

Rahall agregó que no era ninguna novedad que el Servicio de Manejo de Minerales estuviera haciendo un mal trabajo en supervisar el programa de regalías petroleras del Gobierno.

Ahora ve
No te pierdas