GMéxico se alía con la competencia

La empresa invertirá 1,250 mdd en una fundidora de cobre para proveer a su rival canadiense; la inversión de un grupo de firmas mineras asiáticas en Baja California, aviva a la firma mexic
Abasto suficiente. La clave de la alianza de las canadienses
Roberto Morales

Para Grupo México, la reciente visita del ministro de Comercio Internacional canadiense Michael M. Fortier trajo una buena y una mala noticia. Él anunció la inversión de 991 mdd de Baja Mining y un grupo de empresas asiáticas que harán en el proyecto minero Boleo, en Baja California Sur, para explotar cobalto, zinc, manganeso y cobre, a partir de 2009.

La buena, para la empresa de Germán Larrea –el segundo hombre más rico de México, de acuerdo con algunas estimaciones–, es que esas inversiones impulsarán su proyecto El Arco, en Baja California, que empezará a operar, 1,750 MDD de por medio, en 2012. Promete ser la segunda mina de cobre más importante del país, después de La Caridad, en Sonora.

Y es que Grupo México planea invertir 1,250 mdd en una fundidora de cobre que en 2009 se construiría en Guaymas, Sonora, para abastecer ni más ni menos que a los proyectos del Boleo y El Arco.

Otra buena noticia es que México pasará, de no producir un gramo de cobalto, a ser el primer productor mundial de ese metal, usado en la fabricación de pilas para celulares, cintas de video, vitamina B12 y en la industria, como catalizador, para bajar el azufre en gasolinas, componente de aleaciones níquel-cobalto de motores y otros.

“La inversión de Baja Mining será un detonador no sólo para los planes de Grupo México, sino para la industria minera del país”, señala Rubén Rivera, analista de PricewaterhouseCoopers.

Y no sólo eso, sino que revierte la tendencia de la minera de Germán Larrea que “por la huelga que enfrenta en tres de sus plantas durante más de un año, Grupo México privilegia sus inversiones en Perú, para expandir la capacidad de sus plantas ahí”, comenta Laura Herrera, analista de Vector Casa de Bolsa.

El reverso de la moneda es que el proyecto de Baja Mining mete presión a Grupo México, pues por primera vez tendrá como aliados a algunos de sus fuertes competidores: es decir, la canadiense, experta en minería, más un grupo de inversionistas compuestos por las asiáticas Korea Resources Corporation, LS-Nikko Copper, Hyundai Hysco, SK Networks y Iljin Copper Foil, que buscan asegurarse su suministro de materias primas.

Ahora ve
No te pierdas