Citi, ¡renuncia a Wachovia!

Todo demuestra que la oferta de Wells Fargo es mejor para todos: accionistas y empleados; el gigante financiero Citi debería buscar otros bancos para llenar su carrito del supermercado.
Los títulos de Citigroup, en caída libre. (Archivo)  (Foto: )
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Según parece Wells Fargo y Citigroup siguen peleando por la compra de Wachovia. Mientras que el gobierno estadounidense pide que el asunto se solucione de una vez para que los dos bancos contendientes no tengan que llevar el caso a las cortes.

De acuerdo a varios reportes publicados, Wells podría terminar adquiriendo la mayoría de las operaciones de Wachovia, dejando a Citi sólo con el 20% de la entidad. Pero se dice que las negociaciones no prosperan.

Llámenme loco, pero yo veo una solución muy simple: Que Citigroup renuncie y vaya de compras a otra parte. 
Wells Fargo desea comprar la totalidad de Wachovia por  15,700 millones de dólares (mdd) o 7 dólares por acción.

Citigroup, por su parte, anunció -cuatro días antes de que Wells presentara su oferta- que planeaba comprar únicamente los activos bancarios de Wachovia, pagando 2,200 mdd por ellos, esto es, 1 dólar por acción.

Hagan las cuentas: 7 dls contra 1. ¿Cuál será el mejor negocio para Wachovia? La respuesta es obvia.

Además, podría decirse que el acuerdo con Wells sería mejor para los empleados de Wachovia. Ambas empresas operan en zonas geográficas diferentes, Wells tiene su sede en San Francisco y fuerte presencia en la costa oeste, mientras que Wachovia tiene una fuerte presencia en la costa este.  Por lo que entre ambas abarcarían más regiones.

Las regiones donde opera Citi, por otro lado, coinciden ampliamente con las de Wachovia, pues ambas compañías tienen una considerable presencia en muchos mercados del noreste y los estados centrales de la costa  este de EU.

De igual forma, la compra parcial de Citi dejaría en el limbo a la división de corretaje de Wachovia (Wachovia Securities) así como a su negocio de fondos mutuos (Evergreen Investments).

Pero lo más importante es que el acuerdo con Wells no supone un riesgo para el dinero de los contribuyentes estadounidenses, puesto que Wells aceptó hacerse cargo de todas las pérdidas potenciales que pudieran presentarse en la cartera de préstamos de Wachovia.

Citi, por otro lado, solicitó el respaldo del Fondo Federal de Protección a Depósitos bancarios (FDIC, por sus siglas en inglés). De tal manera que Citigroup absorbería hasta 42,000 mdd en pérdidas potenciales, pero el FDIC estaría comprometido a asegurar el resto de la cartera de deudas, cuyo valor total asciende a 312,000 mdd.  A cambio, el FDIC obtendría 12,000 mdd en acciones preferenciales de Citi.

Así que hagamos otra vez el cálculo: Wells no arriesgaría ningún dólar del contribuyente; Citi podría dejarle al FDIC el paquete de 280,000 mdd en pérdidas.  ¿Cuál acuerdo es mejor?

Hasta hoy, el FDIC ha hecho un admirable trabajo controlando la crisis bancaria, por lo que desconcierta un poco que no haya dado su total apoyo a la oferta de Wells Fargo por encima de la de Citigroup. Por el contrario, el FDIC declaró la semana pasada que respalda la oferta de Citi pero que también “sopesa todas las propuestas… buscando una resolución que sirva al interés público.”

¿Pero en qué ayudaría al interés público una compra que fragmenta a Wachovia y supone un riesgo potencial para el dinero del contribuyente?
Cierto que Citigroup tiene de su lado la ley. Según una copia del contrato de exclusividad para la fusión firmado por Wachovia, claramente se estipula que no se le permitía a Wachovia discutir con otros compradores la venta del banco. Citi y Wachovia acordaban, además, de que en el caso de que se incumpliera el acuerdo, los bancos quedarían “irreparablemente perjudicados”  y “no podrían ser compensados por los daños monetarios.” En otras palabras, Citigroup no vio la necesidad de negociar una indemnización por terminación si Wachovia encontraba  otro postor interesado.

Esa situación ha cambiado, este lunes Citigroup presentó una demanda contra Wells y Wachovia solicitando 60,000 mdd por daños. La pregunta ahora es, si Wells acepta pagarle a Citigroup para que abandone, ¿ésta aceptará?

Si le creemos a Citi, la compra de los activos bancarios de Wachovia no es una adquisición vital para la firma, pues Citi misma reconoció que “la compra de Wachovia fue siempre un acuerdo que queríamos, no uno que necesitáramos.”

Si ese es el caso, ¿por qué el gobierno no sugiere a Wells pagar una indemnización razonable a Citi para que rompa el acuerdo de compra y use ese dinero en otra adquisición? Hay muchos bancos que interesarían a Citi si lo que quiere son más depósitos como fuente de capital.

“Citigroup puede darse el lujo de ser oportunista. Hay muchos bancos disponibles” apunta Theodore Kovaleff, analista de Granta Capital.

El National City, por ejemplo, que es el décimo banco más grande del país y, según la Reserva Federal, ha resultado muy perjudicado por la crisis crediticia. Pero si lo que Citi desea es construir una red operativa en el sureste, allí también hay dos bancos cuyas acciones han caído este año: el Sun Trust de Atlanta y el Regions Financial de Birmingham, que ocupan el lugar 8 y 11 en la lista de grandes bancos estadounidenses.

El fondo del asunto es que Wells Fargo está dispuesta a pagar cerca de 16,000 mdd por Wachovia entera y sin pedir ayuda al FDIC. Citigroup debería volver a sus oficinas y esbozar un plan de compra en otra parte.

Ahora ve
No te pierdas