Derivados, maldición del peso y empresas

La CNBV inició las investigaciones sobre empresas y bancos con operaciones de derivados; lo que parecía un seguro se convirtió en un dolor de cabeza para firmas como Comerci y Gruma.
Los derivados han demostrado proteger a las empresas cuando  (Foto: )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los derivados se han convertido en el dolor de cabeza de al menos ocho empresas y del Gobierno mexicano, que acusa al sector privado de ser parte de la depreciación del peso, lo que acarrea investigaciones de las autoridades y posiblemente nuevas regulaciones.

Comercial Mexicana, Gruma, Autlán, Grupo Posadas y Grupo Industrial Saltillo, son solo algunas de las empresas que apostaron a los instrumentos de cobertura y que ahora reconocen pérdidas por alrededor de 2,200 millones de dólares (mdd).

“El problema brincó en empresas privadas que abusaron o que mal utilizaron estos instrumentos”, dijo en entrevista Jorge Alegría, director del Mercado Mexicano de Derivados, (Mexder).

Los derivados son instrumentos financieros cuyo valor depende o deriva del valor de un bien (financiero o no financiero) existente en el mercado como el dólar, tasas de interés o acciones.

Estos documentos permiten fijar hoy el precio de compra y/o venta del bien para ser pagados y entregados en una fecha futura, son como un seguro.

Comercial Mexicana informó la semana pasada que registró pérdidas por unos 1,080 mdd por operaciones relacionadas con derivados, después de que -según analistas- la compañía comercializó derivados a un diferente precio de los que pactó, por lo que la depreciación del peso le provocó las pérdidas que superan cinco veces la utilidad neta que se preveía lograría la compañía en este año.

“Su situación financiera se ha tornado delicada”, dijo Banamex Accival.

Gruma, la mayor productora de maíz, reconoció pérdidas “virtuales” por unos 684 mdd, es decir, no le significa todavía una salida de efectivo, pero esta situación propició la baja en su calificación crediticia por parte de Standard and Poor’s.

Movimientos como este y el de fondos de inversión antes de la apertura del mercado del lunes 6 de octubre propiciaron que la moneda mexicana se depreciara en rangos no vistos desde la crisis de 1994 y cerrara en máximos históricos de hasta 13 pesos por dólar en su tipo interbancario.

El regulador pone el ojo sobre las empresas

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores informó ayer que inició “un procedimiento para verificar que las empresas emisoras” hayan cumplido con el régimen de responsabilidades que les marca la Ley del Mercado de valores.

La autoridad indaga si las empresas y bancos involucrados en las operaciones de derivados cumplieron con otorgar la información transparente y la preparación de información contable que marca la norma del regulador.

“En caso de detectarse alguna responsabilidad, ésta puede recaer sobre la emisora así como en los miembros del consejo de administración, comités de auditoría y prácticas societarias, director general, directivos relevantes de la emisora y auditor externo”, dijo la CNBV en un comunicado de prensa.

Ell secretario de Hacienda Agustín Carstens, dijo el domingo pasado que “es un problema de orden especulativo y nos vamos a cerciorar que todas las reglas que debieron seguirse se siguieron".

El Banco de México (Banxico) tuvo que destinar 8,900 millones de dólares para intentar calmar la ola especulativa lo que a la fecha redujo el tipo de cambio a 12.50 pesos por dólar interbancario.

Regulación

Para el director del Mexder, las operaciones que realizaron las compañías en el mercado de derivados, e incluso fuera del mercado regulado, no son ilegales, son permitidas, sin embargo la comercialización de estos instrumentos entre privados es lo que provoca las fuertes pérdidas a las empresas y la especulación.

“No dudaría que alguna parte de estas operaciones se hicieron en México, son operaciones privadas”, dijo Alegría.

“La compañía no ha especificado de qué pasivos se tratan, a que monto ascienden (sólo que se han incrementado significativamente) o de que acreedor se trata”, informó Fitch Ratings cuando bajó la calificación de Comercial Mexicana tras conocer los adeudos de la compañía, lo que habla de la falta de información al mercado por parte de la firma minorista.

Esta situación hace prever al director de Mexder una nueva regulación que obligaría las empresas que cotizan en Bolsa a revelar su exposición en instrumentos sofisticados, como los derivados que en Estados Unidos en su versión de hipotecas provocaron una buena parte de la crisis financiera que hoy no ve fin.

“Yo creo que vamos a ver regulación adicional sin duda en Estados Unidos y probablemente en México, pero más que en los derivados en reforzar la obligatoriedad de revelar la información de una manera mucho más clara”, dijo Alegría.

Mexder estima que durante los momentos de mayor volatilidad las empresas el monto de futuros abiertos del dólar, es decir, empresas, afores, fondos de inversión y bancos tenían un monto cubierto de entre 1,700 y 2,000 millones de dólares lo que los protegió en parte de un dólar que superó los 14 pesos.

Empresas expuestas a efectos negativos por derivados:

 

Empresa

Pérdida o pago por derivados

Comercial Mexicana

1,080 mdd

Gruma

 684 mdd

Vitro

227 mdd

Alfa

 191 mdd

Grupo Industrial Saltillo

 600 mdd

Bachoco

  50 mdd

Autlán

  45 mdd

Grupo Posadas

   25 mdd

 

Fuente: BMV, Banamex Accival, Fitch Ratings.

mdd: millones de pesos

mdp: millones de pesos

Ahora ve
No te pierdas