La crisis pegará a los detallistas

La baja disponibilidad de crédito afectará al sector minorista mexicano a principios de 2009; las tiendas se verán en problemas cuando tengan que renovar su inventario, dijo MVI Retail Insi
Las tiendas departamentales y las detallistas de electrónico  (Foto: )
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La crisis económica que afecta al mundo no dejará de lado al sector minorista mexicano, que a partir de febrero de 2009 comenzará a sentir con mayor fuerza los estragos, cuando las tiendas se enfrenten con la renovación de sus inventarios, advirtió la consultoría estadounidense MVI Retail Insight.

Que los mayores embates de la problemática económica se experimenten el próximo año, no quiere decir que los minoristas mexicanos estén ajenos.

La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) informó que las ventas iguales de las cadenas minoristas afiliadas cayeron un 6.5% en septiembre, frente al mismo mes de 2007, afectadas por un calendario negativo y una mayor cautela de los consumidores.

 “El grave problema no es el costo del crédito, sino la disponibilidad del crédito. Hasta que no se resuelva ese tema, nadie va a saber qué hacer y eso impactará todo, sobre todo al retail”, afirmó el analista de MVI Retail Insight, David Marcotte.

En el sector detallista, el flujo de efectivo entra y sale con mayor rapidez que otros sectores, agregó, por lo que el problema radicará en si las empresas cuentan con crédito suficiente para poder invertir en inventario nuevo.

Esto será más complejo para empresas que se dedican a la ropa, las departamentales o las detallistas de electrónicos de consumo.

Los electrónicos, por ejemplo, serían de los más golpeados ya que la mayoría de los productos que llevan en sus tiendas no son de primera necesidad, además de que de 100 productos que tienen 15 o 20 venderán bien y sólo cuatro o cinco serán un éxito. 

Por otro lado, las que pueden salir menos golpeadas serían las tiendas de alimentos o aquellas que cuenten con suficiente flujo de efectivo el día de hoy. Wal-Mart de México, por ejemplo, no sufrirá mucho por rellenar sus estanterías.

Marcotte consideró que Soriana y Chedraui tampoco serán de los más dañados, en un entorno donde la Comercial Mexicana solicitó en la segunda semana de octubre la protección de la justicia mexicana -bajo el esquema de concurso mercantil- contra sus acreedores para renegociar su deuda y la suspensión del pago de sus pasivos. 

“Cuando menciono la Navidad a la gente de las minoristas, hay terror en sus ojos porque no tienen idea de qué es lo que va a pasar. No saben si la gente va a comprar o no. Entrar a esto, en términos de inventario, es problemático (…). Por eso, en febrero es cuando se va ver qué pasa con ese inventario”, señaló Marcotte.

Las tiendas deben tomar la decisión de qué tener en sus estantes para la época de las fiestas decembrinas y la incertidumbre que hay sobre si los consumidores van a comprar los está poniendo nerviosos.

Si no se vende el inventario que adquieran ahora, en febrero tendrán que rematarlo y quizá no tengan el crédito para comprar lo de la siguiente temporada; ese es el momento clave para las minoristas, subrayó el experto de MVI Retail Insight. 

A las detallistas pequeñas, Marcotte les recomienda buscar a los directivos con mayor edad, esos que llevaron la empresa durante los años 80 y 90 y sobrevivieron las distintas crisis. A ellos, dice, hay que preguntarles cómo le hicieron entonces para poder buscar alternativas para sobrevivir esta etapa de volatilidad. 

Ahora ve
No te pierdas