Ola de despidos invade EU

La crisis financiera global trajo una racha masiva de despidos en casi todas las compañías; una encuesta revela que 56% de presidentes ejecutivos financieros espera reducir sus nóminas en
Un Tsumani financiero, ha dejado el campo laboral muy golpea  (Foto: )
BOSTON (CNN) -

Las olas de la crisis financiera global se sienten ahora en casi cada lugar de trabajo de Estados Unidos, donde las compañías presionan con más frecuencia el botón eyector sobre un creciente número de empleados. Al principio, el hacha del empleo cayó en las industrias financieras y de la vivienda, donde comenzó la actual caída económica, así como en la industria automotriz de Detroit.

Pero últimamente, los fabricantes prácticamente de todo, desde bebidas gaseosas hasta sistemas de filtros de agua, han revelado fuertes recortes de empleos en semanas recientes al prepararse para lo que algunos dicen podría convertirse en una larga y profunda recesión.

Sólo en la última semana, compañías como PepsiCo Inc y Danaher Corp dijeron que despedirían a miles de trabajadores, mientras que el estado de Massachusetts reveló planes para recortar su nómina de empleos en 1,000 personas al enfrentar una baja en la recaudación impositiva.

La situación tiende a empeorar al acercarse la temporada navideña y muchas empresas revisan sus presupuestos para el próximo año. La triste verdad es que despidos en Navidad son comunes en tiempos difíciles.

"Es un panorama sombrío", dijo Michael Goodman, director de investigaciones de política económica y pública del Instituto Donahue de la Universidad de Massachusetts. "No conozco a ningún sector de la economía que se salve".

El promedio móvil de cuatro semanas en las solicitudes de seguro de desempleo alcanzó la semana pasada su punto máximo en siete años.

Ed Yardeni, jefe de estrategia de inversiones con Yardeni Research, espera que el paquete de rescate del Gobierno de 700,000 millones de dólares pueda detener los recortes de empleo.

"Si este plan de rescate no funciona, entonces (...) podría verse algo peor de lo que uno pueda sentir de una recesión y depresión, con todo tipo de gente perdiendo sus empleos", dijo Yardeni.

Un sondeo entre más de 100 presidentes ejecutivos financieros, realizado en la segunda semana de octubre, halló que un 56% espera reducir sus nóminas el próximo año. Una mayoría entrevistada por la publicación CFO Magazine también pronosticó una caída en los ingresos y un plan para recortar los costos operativos en al menos un cinco por ciento.

Se extiende el miedo y los despidos

Los trabajadores tienen miedo. Cerca de un 47% consultado el mes pasado por la firma de empleos Workplace Options dijo que las noticias de la crisis financiera los había hecho temerosos sobre la seguridad laboral y 25% dijo que había comenzado a revisar los avisos de ofertas de empleos o a refrescar sus resúmenes de experiencia laboral.

"Estoy siendo más conservador sobre el gasto. Estoy preocupado", dijo Donald Gaunt, un trabajador de la construcción de 52 años de Rhode Island, quien señaló que tenía bastante trabajo para durar hasta fines de año, pero que no estaba seguro para el 2009.

"Las cosas no habían sido tan malas desde principios de los años 1980", dijo.

Los trabajadores del sector financiero, así como aquellos involucrados en la construcción de casas y los atribulados fabricantes de autos de Detroit, ya han sido golpeados por ola tras ola de despidos.

La quiebra de los bancos de inversión Lehman Brothers Holdings Inc y Bear Stearns Cos llevó a que perdieran sus empleos decenas de miles de personas, pero incluso los bancos que han sobrevivido a la crisis, como Bank of America Corp y Citigroup, han reducido dramáticamente su personal.

General Motors Corp dijo esta semana que cerrará las plantas en los estados de Michigan, Wisconsin y Delaware y que eliminaría más de 4,000 puestos de trabajo.

Pocas alternativas

Empleos temporales también podrían ser difíciles de conseguir. El minorista de equipos electrónicos Best Buy Co que usualmente aumenta su número de empleados en la temporada navideña, planea recortar hasta 10,000 puestos de trabajo este año tras haber contratado unos 26,000 en el 2007.

"Cuando vemos la pérdida de empleo y el crecimiento del desempleo, esto no sólo afecta a aquellos que pierden su trabajo", dijo Lawrence Mishel, presidente del grupo Economic Policy Institute.

"Los salarios crecen con más lentitud cuando el desempleo es alto, de manera que la caída afectará a la mayoría de las familias trabajadoras mediante la reducción de horas de trabajo", dijo Mishel. "Esto no es algo que afecta a una pequeña parte de la fuerza laboral".

Cuando el ritmo de despidos se intensifica, la situación se convierte en un círculo vicioso, presionando el gasto del consumidor y perjudicando aún más los valores de las viviendas.

"Cuando la gente pierde sus empleos, recorta el consumo y la gente tiene menos capacidad de pagar la hipoteca, que ya tienen sus problemas", dijo Ron Blackwell, jefe economista de AFL-CIO, la mayor federación laboral de Estados Unidos, "Y así, la gente pierde sus casas, lo que continúa agravando los problemas financieros".

Ahora ve
No te pierdas