Mujeres reciclan vestidos ante la crisis

Las tiendas departamentales y boutiques verán sufrir sus ingresos ante las menores compras; pero los comercios que venden ropa de segunda mano están viendo subir sus ingresos.
NUEVA YORK (CNN) -

A la misma fecha el año pasado, Kathy Johnson y su esposo viajaron a Londres y a París, donde sin pensarlo demasiado ella gastó unos 2,000 dólares en una reluciente cartera roja Louis Vuitton y un colgante que hacía juego.

Este año Johnson, quien dirige una firma de asesoramiento tecnológico con su esposo en la zona de la bahía de San Francisco, está reciclando viejos vestidos para ahorrar dinero.

"Pienso que tal vez me meta en el vestido del año pasado y nadie se dará cuenta, y sólo lo usaré con otros accesorios", afirmó Johnson, quien debe ir a varias fiestas este año.

"Trato de que tenga más que ver con lo que necesito a diario, en lugar de gastar una cantidad de dinero en algo que sólo usaré una o dos veces", aseveró.

Es probable que la lógica de Johnson se repita por todo el país esta temporada, mientras los consumidores de Estados Unidos recortan gastos en medio de la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

Esas son noticias terribles para las tiendas departamentales, boutiques y fabricantes de indumentaria, quienes tienden a percibir un estímulo cuando algunas mujeres derrochan en prendas para las fiestas corporativas y celebraciones de año nuevo.

Las cadenas minoristas de Estados Unidos acaban de contabilizar los peores resultados en ventas de octubre en más de tres décadas, dando lugar a que el Consejo Internacional de Centros Comerciales recorte sus ya lúgubres pronósticos para sus ventas de la temporada de fiestas.

Ahora el organismo espera que las ventas de noviembre y diciembre aumenten un 1%, de un prospecto anterior de 1.7 %.

Además, un estudio reciente realizado por la firma de investigaciones ejecutivas Battalia Winston Amrop halló que un quinto de los comercios de Estados Unidos no van a realizar fiestas de fin de año, despidiendo efectivamente los "pequeños vestidos negros" de las mujeres.

Eso podría golpear a tiendas departamentales como Nordstrom Inc y Macy's Inc, que ya están luchando con pronunciadas caídas en las ventas mensuales, como así también a tiendas como AnnTaylor Stores Corp, Talbots Inc y FAS Inc de Chico, que posee la cadena White House Black Market, además de sus negocios homónimos.

"Pienso que a los consumidores les va a costar mucho comprar cualquier cosa", dijo Wendy Liebmann, directora ejecutiva de la firma consultora WSL Strategic Retail, que sondea las tendencias de consumo.

En lo que a ella respecta, Liebmann supuso que sentirá la necesidad de festejar durante esta deprimente temporada de fiestas.

"Sin embargo hay un rincón de un muy maravilloso ropero que tengo que tiene cosas absolutamente fabulosas dentro y que no he usado durante un tiempo. Así que haré compras en ese rincón", indicó Liebmann.

Pero si las personas sienten que necesitan un pequeño gusto que se puedan dar (...) Hay muchos lugares donde las mujeres se sienten muy cómodas al comprar productos usados, de segunda mano o de inventarios excedidos", añadió.

Según su estudio más reciente, aproximadamente 51% de las mujeres habían comprado prendas de segunda mano, y Liebmann espera que eso aumente a medida que los tiempos se vuelvan más difíciles y que más gente se de cuenta de que algunas tiendas venden vestidos de diseñador de temporadas pasadas.

TJX Cos Inc, un minorista a precio de fábrica que compra mercadería excedente a precios mayoristas, ha tenido un desempeño superior en los últimos meses porque los compradoresbuscan ofertas en sus tiendas TJ Maxx y Marshalls.

"A menudo hablamos de la elasticidad de nuestro modelo comercial a precio de fábrica, y estamos viendo que dicha flexibilidad nos está beneficiando en este difícil clima de consumo", dijo la directora ejecutiva de TJX Carol Meyrowitz en un comunicado.

La vida continua

Una portavoz de Goodwill Industries International, que opera más de 2,000 tiendas de segunda mano en todo Estados Unidos, dijo que las ventas habían aumentado casi 7% en los primeros nueve meses del año.

Específicamente, indicó que los gerentes de las tiendas de la ciudad de Nueva York -el epicentro del derrumbe de Wall Street- últimamente estaban percibiendo nuevas caras entre los clientes.

Otra forma de descuento que está creciendo en popularidad son las ventas de muestras, en las que las compañías de moda apuntan a deshacerse de los artículos excedentes a precios de descuento. Estas se han realizado tradicionalmente en ciudades como Nueva York o Los Angeles, pero ha surgido una serie de compañías que ahora hace lo propio vía internet.

Top Button es una de estas compañías, que dijo estar percibiendo un empujón a medida que las personas interesadas en la moda adquieren mayor conciencia sobre las ofertas y que algunas marcas de moda quedan fuera del negocio.

"No hemos visto una disminución en las compras", dijo el co-fundador de Top Button Michael Feldman. "En cualquier caso, hemos visto que han aumentado", agregó.

El sitio oficial de la compañía, TopButton.com, cuenta con información sobre verdaderas ventas de muestras, mientras que el portal TopSecret.com, realiza ventas de muestras vía Internet.

Un evento reciente contó con abrigos de Andrew Marc a un 65% menos sobre su precio minorista. Feldman dijo que vendió 1,200 prendas en cinco horas.

"La gente sigue teniendo que ir a fiestas. Puede que cambien sus hábitos de consumo, pero la vida continua", aseveró Feldman.

Ese sentimiento es compartido por los ejecutivos de Ann Taylor, que durante noviembre y diciembre usualmente vende muchos artículos para ocasiones especiales como vestidos, pulóveres de cachemira y prendas para fiestas.

"Incluso en estos tiempos de desafío, todavía creemos que habrá fiestas, aunque puedan hacerse en un tono levemente diferente", dijo la portavoz Maria Sceppaguercio.

Para Laurice Rahme, fundadora y directora ejecutiva de la boutique y perfumería Bond No. 9, puede que haya menos invitaciones a fiestas este año, pero no hay caídas en las compras, especialmente cuando se trata de su diseñador favorito, Marc Jacobs.

"Resulta que esta colección está genial este año. Simplemente debo tener una de las prendas", dijo Rahme.

 

 

 


Ahora ve
No te pierdas